Loguearse | Registrarse
Iván, sos terrible ¿eh?

La Mañana de Córdoba | 14/04/2015


 

El fútbol no hace de la lógica algo habitual. Y de eso puede dar fe Belgrano, que superó futbolísticamente de principio a fin a Quilmes y cuando parecía que no torcería el rumbo de un empate que le quedaba chico, demasiado chico, la cabeza de Óbolo después del enésimo centro le puso justicia al resultado. El fútbol no habla de merecimientos porque si esa fuera la ecuación, Belgrano debió golear.
Apenas ganó 2 a 1 desde el resultado pero aplastó al cervecero desde el juego.
Era la gran oportunidad de quedar a tiro de los punteros. Entonces Belgrano lo entendió. Le puso los puntos a Quilmes desde el primer minuto. Tuvo 25 minutos avasallantes en donde Zelarayan fue la manija y el primer pase y en la búsqueda de sociedades, encontró en Velázquez y Óbolo los mejores partenaires. El gol llegó por la avivada del “Chino” que le robó la bola a Braña, buscó la pared con Óbolo y la devolución de éste fue capitalizada por Jorge Velázquez que arribó al área como delantero y definió de zurda, al segundo palo de Assmann.
Era la noche perfecta porque el adversario todavía estaba llegando en remis a la cancha. Y entonces la combinación con velocidad era la sociedad justa.
Pero los imponderables conviven en un mismo partido. “Chiqui” Pérez quiso hacerle un caño a Carly en una salida nada incómoda, pero la pelota rebotó y le quedó a Sebastián Romero que en la única pelota que tocó en casi 90 minutos la mandó a dormir a los piolines. Fue así: Quilmes sin proponérselo llegó al empate y de la forma menos pensada. 
Hubo que volver a remar. Belgrano, algo nervioso, perdió el control hasta que se volvió a acomodar. 
¿Cuántas tuvo Belgrano? Un montón. Algunas cerca, otras no tan cerca. Pero lo buscó siempre. Se lo perdió Escudero, Rigoni, Velázquez, Parodi y un tremendo cabezazo de Óbolo que pedía red. Y no había caso. El “Ruso” había mandado a cancha a Márquez, a Luján, a Parodi.
Un centro más. ¿Cuántos? Muchísimos. Saravia lo tiró y Obolo, el gran Óbolo volvió al gol con un certero cabezazo. 
El fútbol tiene esto: no gana el que mejor juega. Gana el que hace los goles y Belgrano pudo hacer tres, cuatro y no sé cuántos más... Y ganó ahí, ajustado. Pero ganó y pelea con los de arriba. Sí “Dame una alegría... quiero ser campeón...”, gritaba la hinchada.

LA FIGURA
MAURO ÓBOLO (8). Hizo todas. Se fajó con todos. Buscó el gol que se le dio en el final.

EL ÁRBITRO
PABLO LUNATI (Bien). Pudo poner alguna tarjeta más pero ni se lo notó.

LA CLAVE
En cancha hubo un solo equipo. Tarde o temprano se iba a hacer justicia. Belgrano siempre fue más y se llevó el premio.

1600 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero