Loguearse | Registrarse
Belgrano venció a Quilmes e ilusiona
14/04/2015 01:22hs
Maximiliano Martín | PortalCeleste
maximartin@portalceleste.com.ar


El Celeste logró la victoria ante Quilmes en Córdoba por 2 a 1 con goles de Jorge Velázquez y Mauro Óbolo. Muy buen partido jugado por el local, que destacó un buen juego colectivo en todas sus líneas. Hoy Belgrano es escolta con 19 puntos.

La ansiedad se mezclaba con la necesidad de ganar en Córdoba, tras la dura eliminación de la Copa Argentina. Ansiedad porque el temor de verse afectado por la derrota del miércoles ante Instituto estaba a flor de piel y la vuelta de página había que darla cuanto antes. Y así fue. El público acompañó, alentó y empujó todo el partido para alcanzar una victoria que ilusiona. Ese partido se jugó con dientes apretados y concentración al 100%.

El primero tiempo tuvo tres caras pero un mismo protagonista. Esto es, una cara con un Belgrano que salió con todo para empujar y meter a Quilmes contra su arco. Ese que a los 6' con una gran jugada por izquierda de Zelarayán habilitó con un centro al área para la llegada de Óbolo primero y Rigoni después con un cabezazo que los de Quilmes la sacaron con la espuma de la cerveza. Eso era Belgrano en el arranque. Que siguió metiendo hasta que a los 13' otra vez Zelarayán como figura gana en mitad de cancha y transporta el balón hasta el área rival, descargó para Óbolo y este habilitó al Jorge del gol que entraba como un misil y definió ante la salida de Assmann por debajo del palo izquierdo. Golazo por jugada y definición. Se ponía justicia al marcador y Belgrano encontraba resultados en lo que buscaba. Poco después, a los 21', mismos protagonistas ensayaron la jugada de las paredes por la izquierda aunque Velázquez cayó derribado dentro del área, pero Lunati no interpretó foul. Belgrano era el que manejaba el partido, pero este empezó a mostrar la segunda cara. Belgrano iba al frente pero no regulaba la intensidad, provocando un desgaste innecesario, porque Quilmes no generaba ni ocasionaba peligro. El celeste podría haber aumentado, pero la falta de definición de las jugadas peligrosas no se lo permitieron.
Sin embargo un error grosero de Pérez, aún inexplicable, le termina cediendo el balón a Romero, quien de afuera del área probó a colocar al palo más lejos de Olave y clavó el empate. Inmerecido, pero aprovechado. Y apareció la peor de las caras, la de la desconcentración y desesperación. Porque Belgrano acusó ese golpe y dejó vivir a un rival que no logró hacer pie hasta ese remate de Romero. En los últimos quince minutos, el partido se amesetó, medio que aburrió, también por mérito de la visita que se animó y aprovechó esos desconciertos del celeste, aunque no ganó protagonismo.

Y el segundo no varió mucho entre el equipo que iría a buscar y el otro que esperaría un error del rival para lastimar. Belgrano tomó rápidamente las riendas y comenzó a circular el balón de extremo a extremo. Todo iniciaba desde abajo, buscando la proyección de Saravia por su banda pasando al ataque o con Escudero que se acoplaba con Veláquez e intentaban por izquierda. Para sorpresa de todo el estadio, Sergio Escudero capitalizó un balón en mitad de cancha y sacó un potente remate al arco obligando a Assmann a sacarla al córner. Era para cerrar la cancha si marcaba. Desde esos primeros minutos, comenzó la remada de Belgrano en el partido. Debía poner el lomo, buscar ese callejón que permitiera algún pase entre líneas que rompiera con el vallado cervecero que se replegaba y se metía en su campo para defender. Una linda oportunidad tuvo Rigoni, quien desde su extremo se balanceó por todo el frente de ataque y desde la medialuna sacó un potente remate que se fue apenas desviado. Belgrano buscaba, metía, tocaba, y probaba de diferentes formas meter la pelota al área. Quizás la más clara para el celeste en los primeros quince del complemento, fue la jugada que inició Prediger en ataque, descarga para Farré y éste habilitó a Velázquez dentro del área quien agarró mal el balón tirándola afuera casi haciendo el ridículo. Era de no creer.
La gente entendía que el momento era bueno, y había que acompañar con aliento al equipo que iba al frente con mucho oficio pero sin finura. Seguían las chances para un Belgrano que ya había inclinado por completo la cancha a su favor. Llegaron un par de intentos de Farré quien se desprendía y llegaba a la zona de gol, también lo tuvo Márquez en una jugada que elude al arquero, pero que se le perdió por la línea de fondo. Y en el ocaso del partido, iba a aparecer el que más hambre de gol tenía en Belgrano. Mauro Iván Óbolo capitalizó un centro preciso de Saravia, tras una jugada magistral a puro huevo, quien con la cabeza le cambió el palo a Assmann y decretó el 2 a 1 final y con un desahogo de gol tremendo. Allá fue el de Arroyito a buscar el abrazo de todo el estadio. Un abrazo que fue finalmente a una victoria absolutamente merecida. Ganó Belgrano y quedó a sólo dos unidades de los punteros, de los cuales aún debe enfrentar a tres. Ilusión Pirata.

Formaciones:

BELGRANO 2: Juan Carlos Olave; Renzo Saravia, Claudio Pérez, Cristian Lema, Sergio Escudero; Emiliano Rigoni, Guillermo Farré, Sebastián Prediger, Jorge Velázquez; Lucas Zelarayán y Mauro Obolo. DT: Ricardo Zielinski.

QUILMES 1: Fabián Assmann; Alan Alegre, Joel Carli, Mariano Uglessich, Leonel Bontempo; Rodrigo Gómez, Rodrigo Braña, Adrián Calello, Sebastián Romero; Diego Buonanotte y Rubén Ramírez. DT: Julio Falcioni.

Goles: PT 13' Velázquez (B), 27' Romero (Q); ST 42' Óbolo (B)

Cambios: ST 21' Márquez por Rigoni (B), Canelo por Buonanotte (Q), 28' Luján por Velázquez (B), 29' Parodi por Prediger (B), 37' CAbrebra por S. ROmero (Q), 42' Zaccaría por Calello

Amarillas: PT 14' Velázquez (B), 19' Calello (Q); 44' Bontempo (Q)

Arbitro: Pablo Lunati.

Cancha: Mario Alberto Kempes.
1672 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero