Loguearse | Registrarse
Belgrano, embalado

Día a Día | 27/10/2014


 

Le llegó el momento a Emiliano Rigoni. Muchos se preguntan por qué, con sus condiciones, no se afianza de titular en un Belgrano que carece de indiscutibles en los costados de mediocampo. Rigoni entró y salió. 

Con altibajos, como todo el equipo en un 2014 para atrás. Pero demostró que el puesto puede ser suyo. Con rendimientos como el del viernes ante Central, se queda en el equipo. 

–Te achacan que rendís más cuando entrás desde el banco…

–Las circunstancias son distintas, casi siempre cuando entro es para ayudar en la ofensiva y las indicaciones son otras. Mi intención es servirle al equipo y si tengo que colaborar con la defensa no hay problemas. Contra Central creo que cumplí con lo que me pidió el técnico, necesitábamos un triunfo así y fue lindo festejar con nuestra gente.

–Centro gol para Furch y un zurdazo tuyo que casi se mete…

–Tuve dos, al final del primer tiempo. Uno me salió mordido y se fue cerca del palo. La otra pasó cerca, parecía gol. Julio es una tentación en el área para tirarle centros y por suerte se le dio, por el sacrificio y el trabajo que hace, que son para valorar. Lo mismo, me gusta encarar hacia el área y probar desde afuera. Tengo buena pegada y la técnica se puede mejorar todos los días. 

–¿Por derecha te sentís más cómodo? 

–Por cualquier lado. Lo que quiero es jugar y ser útil al equipo y al técnico. 

–¿Tenés en claro lo que te pide Zielinski? ¿Habló con vos antes del partido con Central?

–El Ruso siempre me dice que juegue tranquilo, que no tengo que demostrar nada. Es una motivación y me da confianza para salir a la cancha dejar todo para tener la chance de seguir en el equipo.

–¿En algún partido sentiste que no dejaste todo? Te pregunto por el tema de tu falta de continuidad como titular.

–Yo se que en cada partido dejo todo. Lo que puede pasar es que no me salgan las cosas como quiero. Como contra Racing, cuando perdimos en el Kempes. Empecé en un función, tuve que bajar al lateral y me costó. Ese día me fui con un vacío, con una sensación amarga. 

–¿Contra Central fue una de tus mejores actuaciones?

–Me sentí bien, sobre todo en el primer tiempo. Después el calor se hizo difícil de soportar y por al ansiedad que teníamos por un triunfo nos metimos un poco atrás. Además, ellos salieron en el segundo tiempo, es un equipo fuerte y venía con el envión del clásico. Me fui feliz por el triunfo y conforme con lo mio porque colaboré en el gol. Ya había hecho una habilitación para un gol de (Luciano) Lollo, pero fue en un amistoso, en el verano contra Independiente.  

–Te empezaste a ganar un lugar por esos minutos con River, en los que Barovero hizo una de las atajadas del año...

–Entré un tramo del partido en el que Belgrano era el protagonista en el monumental. Si entraba ese remate, cambiaba el partido. Cuando enganché ante la marca de Maidana y quedé de frente al arco sabía que tenía que patear. Al Picante (Pereyra), que estaba sólo y me la pedía, no lo vi. Le pegué con todo, fue mérito del arquero.

–¿Por qué le costó tanto a Belgrano hacer pie en el 2014?

–Me parece que por intentar agregar cosas a nuestro juego, descuidamos otras por las cuales Belgrano era sólido. Son rachas. De todos modos, merecemos más puntos que los que tenemos, hubo partidos en lo que deberíamos haber sumado más.

–La marca de los 25 puntos les quedó lejos.

–Estamos a tiempo de llegar a ese objetivo. Hay que ser inteligentes y repetir las cosas buenas que el equipo hizo el viernes.

En números. Emiliano Rigoni (21 años), acumula 38 partidos en Belgrano, 16 como titular y 22 ingresando desde el banco. Anotó tres goles, uno de ellos muy recordado por ser en la Bombonera, al Boca de Bianchi en febrero pasado (estadísticas @mauricoccolo). 

Un zurdo que es derecho. “Yo no tenía apodo. Me lo puso (Lucas) Melano, cuando nos subieron al plantel de Primera. En realidad, me había puesto cabeza de bala, porque nos habían pelado. Y me quedó bala”. Apodo explicado por parte del propio Emiliano Rigoni.

“Con Lucas hablamos seguido por teléfono. Mantiene la picardía. Y tira chistes, aunque ninguno como le que dijo en la tele, je”, agregó Rigoni.
 
Además de su amistad con Melano, Rigoni hace una gran dupla con Lucas Zelarayán. Fuera de la cancha se llevan bárbaro, y dentro armaron la jugada del gol ante Central.
 
“El Chino simplifica todo. Tiene buen pie y se hace fácil jugar a su lado. Más todavía porque nos conocemos hace varios años”, completó el Bala.
1125 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero