Loguearse | Registrarse
Belgrano venció a Rosario Central

Día a Día | 25/10/2014


 

Al Ruso Ricardo Zielinski, un duro de aquellos, el dolor por el cólico lo obligó a ir al hospital durante la semana. El médico le recomendó reposo, y si era posible, un triunfo. Ganar de nuevo para dejar atrás las amarguras, las derrota indigeribles, las críticas ácidas. Ese era el mejor remedio.

Y, finalmente, Belgrano volvió a la victoria, 1 a 0 ante un Central que venía como patrono de Rosario. Y fue con justicia por la ráfaga del inicio, con el gol del incansable Julio Furch. 

No brilló, y lo mismo se llevó el aplauso de su gente que alentó a morir en la noche calurosa del Mario Kempes. El mejor remedio para Zielinski fueron esos tres puntos. Para el Ruso y para todos.

Lo primereó

El Celeste fue una tromba y a los dos minutos consiguió dos de las cosas que más le cuestan: meterla y ponerse arriba. Se juntaron tres de los que desnivelan, la inició Zealarayán, centro medido de Rigoni y Furch para demostrar porque lo trajeron como goleador. 

Nunca es tarde. En ese torbellino, Belgrano llegó mucho y bien. Zelarayán se lo perdió sólo ante Caranta, por sobre el travesaño. Velázquez también la tiró arriba tras una corner y ante una defensa abombada por el calor y por el ímpetu Celeste.

Al promediar la etapa, Belgrano bajó la intensidad y aunque Rosario nunca estuvo cerca, el equipo del Ruso no fue tan firme por el lado de Barrios y algunas lagunas de Lema. Sin la potencia de los ausentes Abreu y Niell, con Encina sin aparecer y los peligrosos Medina y Valencia corretearon sin herir. 

A tal punto que Juan Carlos Olave fue el único espectador en ese primer tiempo del lado de la Willington. Ni se le acercaron al 1 del Pirata.

Belgrano se despabiló en el final de la etapa, con dos remates de Rigoni, el mejor del primer tiempo. 

El primero no ocasionó riesgos pero el otro dejó parado a Caranta y más de uno gritó gol, aunque se fue cerca del poste. Más allá del quedo a la mitad de la etapa, Belgrano ganaba con justicia y con tramos para el elogio.

Central salió más decido en la segunda mitad, tratando de aprovechar el reacomodamiento defensivo del Celeste por la salida de Aveladaño, con Barrios pasando a la zaga. Sin penetración, probó con un disparo de Barrientos que rechazó Olave. Y no mucho más, al margen de que al final se fue a la carga barraca ante un Belgrano que se replegó mucho, ya sin Rigoni, con chispazos del Chino y Furcho sólo contra medio Rosario. Aguantó y se curaron. El Ruso y Belgrano. El triunfo, el anticólico.

Con seis propios en cancha

Lo mejor de la noche, más allá del triunfo y el regreso a sumar de a tres fue que Belgrano acrecienta ese recambio y terminó jugando con los chicos que van surgiendo de su propia cantera. 

El equipo de Ricardo Zielinski va forjando un recambio que quizás dé sus frutos en la próxima temporada. 

Anoche terminó en cancha con seis valores propios: Saravia, Barrios, Álvarez, Pittinari, Rigoni y Zelarayán. 

Mientras, el vice de la B Abraham Rufail aseguró anoche: “No hay ofertas concretas por Zelarayán y Rigoni”. Trascendieron que los siguen para el fútbol belga e italiano.
El Chino, en especial, tuvo una gran noche.

797 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero