Loguearse | Registrarse
River y su jerarquía pudieron con Belgrano

La Voz del Interior | 20/10/2014


Gutiérrez descolló en el triunfo sobre Belgrano (Foto: DyN).
Gutiérrez descolló en el triunfo sobre Belgrano (Foto: DyN).
 

 la cancha, en el desarrollo del juego, no hubo tres goles de diferencia entreRiver y Belgrano. Pero, en términos de jerarquía individual, la distancia resultó grande. Lo que al Millonario le costó poco o casi nada, a la “B” le representó demasiado. Y lo terminó pagando con una derrota más sonora en los números que en el trámite.

Hubo un momento del partido (los 25 minutos iniciales del segundo tiempo) en el que Belgrano tuvo el empate al alcance de la mano. En ese rato –y sobre todo luego del ingreso de Emiliano Rigoni por Jorge Velázquez– los celestes manejaron la pelota y, con la inquietud y el compromiso de Lucas Zelarayán para pedir siempre la pelota, pusieron el juego más cerca del arco de Marcelo Barovero que del de Juan Carlos Olave.

Inclusive, a los 15 minutos del complemento, Rigoni, al borde del área grande, eludió a Jonatan Maidana y sacó un fortísimo remate que sólo las manos del arquero cordobés de River evitaron que se transforme en gol. Ricardo Zielinski leyó que la igualdad era posible si su equipo apuraba la marcha y puso a Julio Furch por “Teté” González para atacar con dos delanteros por primera vez en la noche.

Pero “el Ruso” no ligó: en la jugada inmediatamente posterior al cambio, Carlos Sánchez ganó por la derecha, sacó un centro preciso y “Teo” Gutiérrez, anticipándose a Nicolás Ferreyra, anotó el 2-0 y selló el marcador. La incógnita del resultado terminó ahí mismo. El tercer gol de River (segundo de “Teo”) sólo redondeó la chapa de un marcador exagerado.

La mayor jerarquía individual de River inclinó la balanza de su lado. Pero, a decir verdad, las diferencias entre el máximo aspirante al título y uno de los últimos de la tabla nunca se hicieron visibles. Belgrano las compensó hechando mano a los recursos que alguna vez supieron hacerlo un equipo respetable: orden, intensidad, compromiso colectivo y líneas bien juntas para formar un bloque difícil de penetrar.

River, que a los 33 del primer tiempo se uso en ventaja con el gol de Leonel Vangioni,nunca dominó con nitidez. Sólo las dos apariciones goleadoras del colombiano le dieron forma a un resultado demasiado generoso.

 

Uno por uno

Juan Carlos Olave. Sin responsabilidad en los goles. Falló en algún centro, pero cumplió.

Lucas Aveldaño. Empezó complicado por las subidas de Vangioni, pero terminó asentándose.

Nicolás Ferreyra. Desprolijo en los rechazos. Nunca aseguró el destino de la pelota.

Cristian Lema. Correcto en el juego aéreo. Nunca salió más allá del área grande.

Federico Álvarez. Tuvo un buen arranque, cerrando bien su lateral, pero los dos últimos goles de River vinieron por su sector.

Lucas Parodi. Vangioni lo pasó por encima. No tuvo peso en la contención y tampoco aportó en ataque.

Guillermo Farré. Ordenado. Hizo su habitual despliegue en el medio, pero a Belgrano no le alcanzó.

Esteban González. Jugó casi metido entre los marcadores centrales. Fue más importante en el primer tiempo que en el segundo.

Jorge Velázquez. Más aplicado en el retroceso que soltándose en ataque. Fue el primer cambio.

Lucas Zelarayán. Inquieto. Pidió siempre la pelota y de sus pies salieron las mejores jugadas. Generalmente el arco de River le quedó lejos.

César Pereyra. Se movió por todo el frente de ataque, pero no encontró espacios por donde pasar. Poco gravitante.

Emiliano Rigoni. Con su ingreso, le dio al equipo un aire nuevo. Exigió una gran atajada de Barovero.

Julio Furch. Entró para reforzar el ataque y buscar el empate, pero al minuto hizo el gol River y no pudo hacer nada.

Fernando Márquez. Jugó 10 minutos y casi no entró en juego.

801 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero