Loguearse | Registrarse
Belgrano: la pelea que ganó el Chino

Día a Día | 15/09/2014


GAMBETA CHINA. Lucas encara y sacará ventaja. Volvió a tener un buen partido y se fue con un gol en el bolsito (Javier Ferreyra).
GAMBETA CHINA. Lucas encara y sacará ventaja. Volvió a tener un buen partido y se fue con un gol en el bolsito (Javier Ferreyra).
 

El Chino lo miró a los ojos. Lo midió a media distancia al arquero Sebastián Sosa de Vélez. Eso lo aprendió en la calle Calixto Gauna de su barrio Residencial Oeste. Cuando algún desgraciado no se la pasaba. Ahí empezó a meter la mano certera. O mejor dicho la gambeta oportuna, el gol demoledor. Lo cierto es que el Mayweather vestido de fucsia (el portero velezano) quedó con la guardia baja y de rodillas. El rebote que dio lo deja en la lona y el Chino cordobés metió una media chilena, una pirueta extraña de abajo hacia arriba. Como si fuera el gancho que en la noche del sábado no pudo meter Maidana en Las Vegas. Y la bola directa al mentón, o sea a la red, para que Belgrano lo gane 1-0 y por puntos.

Todos esperaban una madrugada de golpes en Estados Unidos. Pero el golpe lo dio Lucas Zelarayán ayer en el Kempes. Dentro del área o el cuadrilátero para meterle un puño seco a las expectativas del difícil equipo del Turu Flores. Y fue el Chino, puro desparpajo, para aparecer por el centro y abrir el camino.

Varios rounds. La pelea del Chino en Belgrano arrancó hace mucho tiempo. Primero allá cuando debutó por el 4 de agosto de 2013 en el Inicial 2013. Aquella vez el Celeste perdió 3-0 ante Lanús. Ya había estado antes por Copa Argentina y todos hablaban de él. Pero lo costó caminar el ring porque su forma de jugar no se adaptaba a lo que el DT Ricardo Zielinski necesitaba. Entró. Rindió. Se apagó. Se iluminó. Hasta que entendió que debía aportar algo más. Y fue tomando confianza cuando el Ruso lo tiró por derecha primero, por izquierda después.

Es cierto, el desgaste de agregarle marca y retroceso a su menú le pudo haber quitado energías para gambetear. Pero él se las arregla y desde un tiempo a esta parte se ganó su lugar. Ya en el Final 2014 tuvo 14 presencias y un gol ante River.

Y ayer volvió a mostrar su calidad. No sólo por el gol, sino por el juego. “Quisimos volver a las raíces, al Belgrano que éramos antes. Creo que este es el camino, un equipo aguerrido que no dejó jugar al rival y que generó chances de gol”, dijo en vestuarios.

Pero en sus ojos todavía se traslucía el asalto clave: 14 minutos del primer tiempo. Es la mirada del hombre que ha golpeado. Que ha ganado su batalla interna. Entonces el Chino cordobés contó: “Fue algo raro el gol y esta vez por suerte no pegó en el palo ni el travesaño”, dijo irónico por infortunios pasados.

Hasta que un periodista le recordó que él pegó la piña que el otro Chino no pudo. Entonces el 10 de Belgrano rió y devolvió: “El otro Chino es un crack porque a pesar de que perdió, fue para adelante siempre. Nosotros también hoy (por ayer) hicimos un gran partido”, analizó.

Ovación chinesca. No es la primera vez que la gente lanza desde las tribunas el “olé, olé, olé, Chino, Chinooo...”. Ya en el 3-0 a Atlético de Rafaela –donde la dejó chiquita– sintió el apoyo. Ayer, cuando el Ruso lo sacó de la cancha a los 31 minutos del segundo tiempo por Jorge Velázquez, los aplausos lo arrinconaron contra las cuerdas.

Pudo meter un jab (uno de los golpes en el boxeo) para preocupar al rival. De larga distancia casi la emboca, pero no hubo forma. El arco de la popular norte está engualichado para él. “Después de River, ese arco me hizo la cruz. Fue raro como definí, pero esta vez entró toda”, dijo en alusión al polémico gol que había marcado ante el Millonario en aquel 2-1 del 6 de abril por el Final.

“Por suerte se abrió el arco y sirvió para abrir el partido y ganar ante un rival muy importante”, agregó el volante de 22 años que ya lleva 33 partidos y dos goles con la camiseta celeste.

El golpe del Chino ayudó a Belgrano a ganarlo por puntos. No hubo nocaut porque erró mucho para liquidarlo, pero fue marcándole la cara a Vélez, raspándole la mejilla, guantéandolo con clase y buen quiebre de cintura.

La gran fiesta no estuvo en Las Vegas. Sí, en la tarde dominguera con Zelarayán (categoría mediano en el box según su peso) para poner a Vélez de rodillas y dejarle claro que en Córdoba, aparte de alfajores, está Belgrano.

Lleva dos. Goles el Chino en Belgrano. El primero se lo marcó a River el 6 de abril pasado en el triunfo 2-1 con polémica. Ayer anotó de vuelta. Lleva 33 partidos en el Pirata y se ganó un lugar en el 11 de Zielinski.

Gigante en análisis. “Alberdi única prioridad. 324 días sin jugar en Alberdi”, rezaba una bandera que apareció en la parte baja de la tribuna Gasparini. Y llamó la atención. Lo cierto es que en el último tiempo mucho se habla sobre si habrá o no remodelación en el Gigante de Alberdi para que Belgrano vuelva a ser local en su casa. Lo cierto es que AFT Arquitectos (un grupo de especialistas) trabaja con la actual dirigencia y analizan dicha posibilidad.

“Somos un grupo de arquitectos que analiza como se podría remodelar. Presentamos tres alternativas dentro de los terrenos del club sin necesidad de adquirir otros nuevos”, explicó Alfredo Tapia. Y agregó: “Cada uno de los proyectos tiene su ventaja y desventaja y fueron consensuados con un grupo de tesistas (arquitectos que hace años estudian la remodelación) y con gente de infraestructura del club. La idea es analizarlo de manera racional para no embarcar al club y complicar las cosas”, le contó a Día a Día. Mientras, Santiago Montoya, hombre ligado a Belgrano por fuera de la comisión también está abocado al tema pero con otro grupo de especialistas. ¿Coincidirán la idea de éste y Pérez? Por ahora no habrá definición.

912 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero