Loguearse | Registrarse
Belgrano, cero en casa

Día a Día | 12/05/2014


EL 10, DE LO MEJOR. Lucas Zelarayán encabezó los mejores pasajes de Belgrano en el partido (Sebastián Sancho).
EL 10, DE LO MEJOR. Lucas Zelarayán encabezó los mejores pasajes de Belgrano en el partido (Sebastián Sancho).
Se supone que, en casa, hacés lo que querés. Pero a Belgrano no le sale. Es que el cero lo anula. Es como cuando querés borrar un archivo de la compu y vaya a saber porqué causa no podés hacerlo. Eso le pasa a la B. Hacer un gol es tarea pendiente para el Pirata y ayer no fue la excepción. Si bien no jugó un partido brillante, en base a empuje y a dos jugadores que piden pista para protagonismo real (Zelarayán y Rigoni), creó opciones y lo hizo trabajar al arquero Limia. Pero el número que significa nada siguió inmutable y el Pirata sumó un nuevo empate en casa, esta vez ante Arsenal. Y un nuevo cotejo sin convertir.

Muchos cambios, muchas caras nuevas. Así salió el dueño de casa a jugar ante un Arsenal que tiene toda su atención puesta en la Copa Libertadores. Sin embargo, fue la visita la que comenzó mejor, con el triángulo Rolle-Cardozo-Zelaya como disparador. Hasta que Belgrano se empezó a acomodar. Velázquez se paró de lateral por izquierda y fue salida. Zelarayán tuvo sus chispazos y Rigoni marcó el camino trepando por derecha. El Chinito tuvo una clara, cerca del punto penal, pero se pasó de energía y la tiró por arriba. De a poco, Arsenal se paró para buscar sorprender de contragolpe. Igual, no hubo demasiadas chances claras en la primera etapa.

Entusiasta. En el complemento, Zielinski empezó a poblar el terreno antagonista con más gente en ataque. Maggiolo no pudo en un mano a mano, a Zelarayán entre Limia y el palo le dijeron que no, mientras que al Picante le faltó dirección en su zurda, tras una buena acción individual.

Ojo. Arsenal también tuvo algunas con las que pudo desnivelar. Un cabezazo de González Pirez, un remate de Zuculini y un córner de Rolle que casi se hizo olímpico. Pero en el final fue todo presión Belgrano. Aunque no pudo. Le sobraron ganas, le faltaron ideas.

El 0-0 se mitigó para la gente porque empezó a ver a esos pibes que tanto quiere ver. Los hinchas entienden el discurso de que el club debe ser una fábrica de jugadores y espera comenzar a familiarizarse con esos chicos.

De todos modos, Belgrano se despidió de este torneo como local sin la sonrisa con la que esperaba irse. Ganar en casa fue buena parte de la deuda que dejó el equipo en este Torneo Final.

De local, la deuda pirata. No fue un buen semestre en Córdoba para Belgrano. Se sabe que, habitualmente, las campañas se nutren principalmente del rendimiento como local. Y ahí estuvo el déficit celeste. De los nueve cotejos que disputó, apenas ganó uno, empató siete y perdió uno.

Es decir, de los 27 puntos que disputó, apenas consiguió 10. Sólo el descendido All Boys tuvo un peor registro como anfitrión en este certamen, ya que sumó apenas nueve unidades en Floresta.

La anemia de goles del Pirata se sufrió en el Mario Alberto Kempes. Apenas marcó ocho tantos. De ellos, convirtió cinco en sus primeros cuatro partidos como local. Y sólo tres goles en los restantes cinco encuentros en esa condición.

En el Torneo Inicial 2013, el equipo de Zielinski había ganado seis partidos y perdido cuatro, anotando 16 goles. Si en el presente Torneo Final hubiera estado cerca de esa campaña, la clasificación a la Sudamericana hoy sería una realidad.

La figura. LUCAS ZELARAYÁN. El Chinito fue de menos a más. Por talento, fue el jugador diferente. Además, el que más buscó el arco rival. Le faltó un poquito más de suerte. Otro que jugó en buen nivel fue Rigoni. Desborde y capacidad para pegarle con ambos perfiles. Sólo faltó la puntada final.

El árbitro. SILVIO TRUCCO. Dirigió un poco de lejos, pero no tuvo mayores complicaciones. El partido no lo complicó.

954 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero