Loguearse | Registrarse
Belgrano empató con Rosario Central y esta vez le tocó fallo en contra

Día a Día | 12/04/2014


RODEADO. Así se vio Abal cuando no cobró el penal, en el primer tiempo.
RODEADO. Así se vio Abal cuando no cobró el penal, en el primer tiempo.
“Lo toco”. Esa declaración, así tan breve, cuando el partido ya había muerto con el 0 a 0, retumbará en los oídos de los jugadores de Belgrano y de todo el pueblo pirata. “Lo toco”, dijo como debería ser siempre –con honestidad– el arquero Manuel García, de Rosario Central, cuando le preguntaron sobre la polémica jugada en la que derribó a Lucas Zelarayán adentro del área. Pero el árbitro Diego Abal decidió segurísimo que no había contacto.

“Lo toco”. Esa confesión en la transmisión de Fútbol para Todos del golero local no hizo más que darle comprensión a los furiosos reclamos de los jugadores de Belgrano. Cuando el Chinito cayó arrastrado a los 41 minutos del primer tiempo y todos esperaban que el juez señalara el punto penal. Minga.

Como si el destino se empecinara en darle de comer a algunos programas deportivos para que llenen su vacío. Otra polémica con el mismo protagonista: Zelarayán. Cinco noches atrás, el propio futbolista quedaba en medio de un gol (a merced de Fernando Echenique) que desató la discusión con miles y miles de fotos para dilucidarlo.

“No está mal que alguna vez sea para nosotros”, había declarado el pasado domingo Ricardo Zielinski, el DT de Belgrano, en alusión a recibir un cobro a favor ante tantas decisiones adversas. Pero su discurso bien podrá cambiar desde anoche, si se tiene en cuenta que ayer, en evidente jugada, y sobre todo ante la confesión del arquero Canalla, no recibió lo que era justo: un penal grandote.

Antecedentes en contra. De mirar el pasado de Abal en relación a Belgrano, los ánimos podrían alterarse aún más. De los últimos tres partidos que lo dirigió (sin contar el de anoche) le expulsó cuatro jugadores: Martín Zapata, Pier Barrios, Víctor Aquino y César Pereyra.

“Lo toco. En otros momentos nos han cobrado en contra; hoy fue a favor”, dijo el arquero. Esas frases contundentes que rebotarán con el correr de las horas. Claro, Belgrano vivió anoche lo que viven todos: el error de los árbitros que reparten para todos lados.

“Fallamos nosotros y los árbitros”, dijo el propio Zielinski días después del triunfo ante River. Y ayer eligió el mismo camino: “El árbitro cobró bien”. Como aceptando que los humanos pueden equivocarse sin querer entrar en nuevas discusiones. Así como la fecha pasada la balanza se inclinó a su favor, anoche lo pagó en contra.
Al final Belgrano volvió a vivirlo en carne propia. Quedó demostrado que en el fútbol las buenas y las malas son una calesita.

1144 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero