Loguearse | Registrarse
Belgrano empató sin goles con Argentinos Juniors: sin llaves para salir del encierro

Día a Día | 29/03/2014


La premonición apareció como un rayo y nadie quiso verla. Pero estaba ahí, impiadosa, anunciándose cuando todavía el partido no estaba vivo: Belgrano no iba a poder salir. Porque la puerta del vestuario se trabó justo cuando el equipo iba rumbo al túnel a buscar el primer triunfo de local en el Final. Pero la cerradura se negó a ceder; mientras adentro, ansiosos, los jugadores se relamían para salir a jugarlo. Fue el anticipo de una noche difícil, de llaves equivocadas para abrir puertas que no llevaron a ninguna salida. Entonces el 0-0 le calzó justito.

No pudieron las manos desde adentro del vestuario. No pudieron las manos de los empleados del estadio. No pudieron incluso los musculosos hombres de la seguridad privada. Terca, emperrada, la manija inmóvil, la muy guacha, como mostrando la dureza que después encontraría a Belgrano probando de manera equivocada.

Todos creyeron –antes del arranque– que una llave inglesa gigante traería la situación. Todos pensaron que con Rigoni y Affranchino por las bandas, el Pirata encontraría un pasillo para llegar al gol. Nada de eso. La enorme llave no hizo más que exasperar la previa de los futbolistas que debieron salir por otro acceso y caminar unos metros para después sí aparecer en la boca del túnel.

A medida que iban pasando por la puerta maldita todos los jugadores la miraron. Como se la quisieran patear con toda la bronca. Y esa impotencia se prolongó luego -ya desde lo futbolístico- al no poder contra las virtudes mínimas pero suficientes del Bicho.

Ni siquiera algunos detalles torcerían el rumbo. Anoche, el Ruso cambió el camino rumbo al banco porque su habitual puerta no estaba a disposición. O por cábala tal vez. Pero ni así el Pirata encontraría un reparo y sintió la claustrofobia cuando el Picante Pereyra, a los 17 del segundo tiempo, vio la tarjeta roja.

Cuando el partido se despedía el Chino Zelarayán quiso ser la llave mágica desde el banco pero ni eso. Y otra vez el duro golpe cuando el uruguayo Rodríguez fue expulsado. Con nueve hombres le quedó aguantar como pudo la embestida de un rival agrandado.

Belgrano iba a terminar cansado de buscar sin encontrarse. Sin poder abrir la puerta, encerrado, como al principio de la noche en su vestuario.

1112 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero