Loguearse | Registrarse
El camino es Bueno de Belgrano

Día a Día | 22/09/2013


El uruguayo Carlos Bueno festeja con los brazos abiertos. Acaba de meter la cabeza para el 1-1. Entró y ayudó a conseguir un punto valioso.
El uruguayo Carlos Bueno festeja con los brazos abiertos. Acaba de meter la cabeza para el 1-1. Entró y ayudó a conseguir un punto valioso.
Carlos Bueno acaba de clavar la bola contra el caño derecho del –hasta entonces– invencible arquero Nereo Champagne. Golazo de cabeza. Para dejar al 1 al fin sin respuestas y es gol de Belgrano que irrumpe en la ciudad portuaria. Justo al Pirata le iban a decir cómo era el tema de los zarpazos.

Y el uruguayo, convertido en el capitán de Bahía, se frota el cuerpo con gracia. Así pareciera sacarse la mufa. Pero no sólo él despega las malas vibras, sino también este equipo que hace un puñado de partidos tiene otra respiración. Más tranquila. Mejor. Armónica.

Es que el arranque en el Torneo Inicial había sido a los tumbos: caída 3-0 ante Lanús en el debut, revés 2-1 ante Boca, empate con Newell’s 0-0 y traspié 2-1 ante Gimnasia. Demasiado si a ese como de números se cristalizaba en nueve sin ganar con bajo rendimiento colectivo.

Pero algo tenía que cambiar. Porque Belgrano, lejos de hacerse el superado, entró en introspección. Se pensó. Pero jamás dudó de cuál era su camino. O al menos de las armas que tenía para volver a ser ese equipo corto, con presión. Y esa senda parece haber encontrado hace cuatro partidos.

Allá lejos queda la remontada 3-2 ante Atlético de Rafaela que dio respuestas más anímicas que futbolísticas. Después, el 1-1 ante el bravo Estudiantes levantó el autoestima para pensar que era posible. Entonces el Pirata comenzó a dar pasos cortos pero seguros. Y con Vélez, en el 3-0 de la 7ª fecha, demostró que no se había olvidado de quién era.

Tu Bahía. Y así llegó el Celeste a Bahía Blanca. Seguro de sus creencias futbolísticas. Que bien podrían haber quedado sensibles porque pudo perderlo ante el Aurinegro, pero Carlos Bueno, que había entrado cinco minutos antes, olfateó que el pibe Álvarez lo buscaba para dar el golpe. Y así fue.

“Estábamos haciendo un buen partido y nos hicieron un gol inesperado. Por suerte en la primera que tuve marqué y empatamos enseguida. El arquero de ellos fue la figura, lo conozco de mi paso por San Lorenzo y anda bien”, dijo Carlos Bueno tras el partido.

Ese gol acaso fue la metáfora más clara de lo que vive Belgrano hace un tiempito. El cabezazo fue seco, justo, letal y así transita el camino ahora. Y no es sólo por resultado. Sino que ajustar en mitad de cancha y no desesperar (con la expulsión de Barrios) fueron los bastones donde se apoyó el equipo para seguir de pie.

¿Si vale el punto? Bueno se encargó de dejarlo claro: “Todo sirve. Habíamos trabajado en la semana y tuvimos buenos momentos”.

Por eso el abrazo entre todos cuando el ex San Lorenzo liquidó al arquero de Olimpo. En ese encuentro volvieron a decirse que sabían hacia donde estaban yendo.

Por eso el saludo del Picante Pereyra (que tuvo que bancarse salir) con su colega que vive del gol tanto como él.

Se sabe, Belgrano tiene un modelo que no cambiará porque los vientos de Bahía lo quieran.

Siempre con la misma idea. “Seguimos con el estilo del equipo. De luchar, meter y jugar cuando se pude. Estamos en una buena senda”, concluyó Bueno antes de abandonar el césped.

En el camino lo esperaban sus compañeros. Que también se frotaron el cuerpo para que las malas energías se queden en Bahía. Y seguir por el camino Bueno.

........

La meten

Carrera. Sebastián Carrera, uno de los refuerzos, convirtió un gol ante Boca. Ayer no jugó por estar lesionado. Se lo espera.

Lechugol. Otro de los refuerzos, y también punta como Bueno, es Ezequiel Maggiolo. Lechu lleva tres pepas. Está lesionado.

1847 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero