Loguearse | Registrarse
Maggiolo: Uno también tiene que ayudar a la suerte

La Voz del Interior | 04/09/2013


El día después en Villa Esquiú, el clima cambió para Maggiolo y para todos
El día después en Villa Esquiú, el clima cambió para Maggiolo y para todos
No es una afirmación científica, pero cualquier futbolero que analice a Ezequiel Maggiolo puede asegurar, sin temor a equivocarse, que “Lechuga” tiene en su ADN el gen del goleador.

El delantero de Belgrano tiene esa habilidad innata de estar en el lugar indicado y en el momento justo para convertir. Y también, un poco de suerte, como el propio Maggiolo reconoce, luego de sus dos goles frente a Atlético de Rafaela, en el triunfazo 3-2 del lunes en el Gigante de Alberdi.

“Estoy contento por los goles, pero más que nada estamos todos contentos por el triunfo. Es un poco una especie de desahogo”, le cuenta a Mundo D el delantero de 36 años, quien en su extensa carrera lleva 137 tantos en 395 partidos.

–¿Cuál es el mérito? ¿Intuición, ubicación?

–Es un poco de todo, un poco de suerte también. Otras veces pasó que estás en el lugar equivocado muchas veces y no te cae. Esta vez cayó y me tocó a mí, como le pudo haber tocado a cualquier otro.

–Casi como que la pelota te buscó a vos...

–Sí, un poquito de fortuna... A veces el de arriba se acuerda de uno, pero uno también tiene que ayudar a la suerte.

–¿Cuál es el secreto para mantener la vigencia goleadora?

–Es estar bien de la cabeza, bien físicamente y no tener lesiones graves. Obvio que cuesta jugar con chicos de mucha diferencia de edad, jóvenes y fuertes. El fútbol está muy físico y cada vez cuesta más. Hoy en día hay buenos kinesiólogos y médicos, se lo cuida mucho al jugador y se lo hace llegar bien al fin de semana. Eso es clave.

–¿Por qué te dicen Lechuga?

–(Se ríe) Me pusieron de chiquito en el barrio. Cuando fui a las inferiores de Tigre, un amigo del barrio llegó con la noticia del apodo y ya quedó. No es algo que me disguste. Bien, bien, no me acuerdo... Mi viejo tiene una versión, pero no sé si es muy creíble. Habrá que preguntarle.

–Así como todos los goles valen uno...

–¡Siempre!

–¿Cuál es el más lindo que hiciste en tu carrera?

–La verdad, no te digo que la mayoría son así (como contra Rafaela), pero son de adentro del área, es así... He tenido varios lindos, que recuerdo por la importancia, por el rival. Tengo un par elegidos. Contra Gimnasia, jugando para Los Andes hace mucho, me gustó mucho y siempre queda en los recuerdos de buenos goles. Pero todos valen lo mismo, ¿no?

–Viviste en Quito, Medellín, Bahía Blanca, Ciudad Juárez... ¿en cada mudanza llevás una valija con goles?

–Sí, puede ser... O que me esperen en cada lugar con pólvora. Es suerte también o son rachas. A mí no me cambia nada ya a esta altura. Sí, obviamente la confianza. Y como dije cuando vine a Belgrano, que sean goles productivos, que sirvan para sumar mucho.

–Y Córdoba, ¿qué tiene en particular?

–Todavía la estoy conociendo. Tiene muchos lugares lindos como para conocer, montañas, lagos y la ciudad también está muy linda. Así que hay para divertirse, no aburrirse, conocer y pasear.

–¿Cómo fue el momento en que estaban 0-2 y que el aliento de la gente los llevó para adelante?

–No se da mucho. Cuando uno va perdiendo siempre se escuchan murmullos y se ve nerviosismo, que se transmite hacia la cancha. En este caso, el aliento sirvió de apoyo. Nosotros tratamos de no jugar al ritmo de la gente, de no estar tan acelerados, pero sí el aliento y el apoyo cuando vas perdiendo no es muy común y en este caso ayudó mucho.

–¿Se sacaron la bronca de adentro después de perder con Vélez?

–Sí, igual, soy sincero, el partido tranquilamente se pudo haber perdido y hoy tenés que levantar la cabeza y trabajar. No es que no cambie en nada, pero tuvimos la suerte y la tranquilidad que en otros momentos no teníamos o que íbamos con otras armas a buscar el resultado. En este caso por suerte pudimos descontar en el primer tiempo, que fue clave, y en el segundo tiempo las cosas mejoraron.

–“Teté” González contó que Carlos Bueno te gritó que en el primer gol no la tocaras, que entraba...

–Sí, los chicos estaban desesperados porque pensaban que por ahí me iban a cobrar offside, pero yo no dudé... La tenía que empujar. Sirvió el gol para irnos al descanso más tranquilos y estar cerca del empate. Gracias a Dios las cosas salieron bien y en el momento justo pudimos golpear para remontar.

–¿Será especial enfrentar a Estudiantes, por tu pasado?

–Hace rato que me fui, pero tengo un cariño hacia el club, hacia la gente, compañeros y amigos. Nada especial, pero obvio que cuando uno pasa por un club lo respeta porque me dio trabajo.

 

Celestes

Mira a La Plata. Después del 3-2 sobre Rafaela, el plantel se entrenó ayer en Villa Esquiú. Hubo tareas regenerativas para los titulares. El sábado a las 16 visitará a Estudiantes.

Quiroga. El lateral continúa con la recuperación de un desgarro, pero no llegaría.

¿Turus? El defensor, recuperado de una operación de meniscos, podría jugar en reserva contra el Pincha.

La séptima. El viernes 13, 20.15, la “B” recibirá a Vélez.

1480 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero