Loguearse | Registrarse
Belgrano y un hito en su historia de lucha

La Voz del Interior | 13/08/2013


ptimismo. Sonríe Farré y, más allá, hace lo propio Velázquez. “Guille” será el capitán del barco pirata en su excursión internacional.
ptimismo. Sonríe Farré y, más allá, hace lo propio Velázquez. “Guille” será el capitán del barco pirata en su excursión internacional.
¿Mucho o poco? En realidad, no importa demasiado. Cuando a las cosas no te las regalan, se disfrutan el doble. Es como el primer sueldo, o al autito para dejar de andar a pata; la cuota del terreno para edificar un sueño, o el sí de la que siempre te había dicho que no. Así vive el Pirata los minutos previos a su debut en la Copa Sudamericana, con muchas ganas de disfrutar lo que tanto le costó conseguir.

No es para menos. Belgrano se forjó en un barrio de trabajadores y estudiantes. Su popularidad se expandió mucho más allá del pueblo de Alberdi, pero nunca dejó esa enjundia de potrero ni le importó demasiado postergar sus sueños. Todo sea por la identidad. Y así se acostumbró a celebrar el sentido de pertenencia, al punto de seguir reivindicando en cada partido el “amor por la camiseta” en épocas en las que al fútbol se juega por plata.

Si hilamos fino, hoy no será el debut internacional de Belgrano. Participó de la Copa de Honor Béccar Varela 1933, que organizó AFA y contó con la participación de equipos uruguayos. Pasó demasiado tiempo, aunque alcanzan y sobran los últimos mil días para explicar este presente celeste. En rigor, el sol asomó 921 veces desde el debut de Ricardo Zielinski en el Pirata (fue 1-1 con San Martín de San Juan, por la 19ª fecha de la Primera B Nacional).

El equipo que tomó “el Ruso” estaba en la 13ª posición del principal certamen del ascenso, lejos de los puestos de vanguardia. Lo que vino después es historia conocida: reacción espectacular para clasificar a la promoción y una saga inolvidable que terminó con River en la B y la “B” en Primera.

La carrera ascendente no se detuvo. En su primer campeonato en la elite de nuestro fútbol, el Apertura 2011, los 31 puntos pusieron a la “B” en un segundo puesto compartido con Racing, Vélez y Colón (Boca fue el campeón). El suceso se repetiría, aunque en una versión mejorada, en el Inicial 2012: 36 unidades para batir todos los récords del club, volverse a ubicar segundo (esta vez junto a Newell’s) después de Vélez y dejar la puerta abierta a la clasificación para la Copa Sudamericana, que se concretaría unos meses después con un aporte sensiblemente menor (23 puntos en el último Torneo Final), pero suficiente.

De los 11 que fueron titulares aquel 4 de febrero de 2011 en Alberdi, cuando debutó el actual DT, sólo cuatro volverán a pisar esta noche el césped del Gigante: el arquero Juan Carlos Olave, el defensor Luciano Lollo, el volante Guillermo Farré y el delantero César Pereyra; es decir, “la columna vertebral”.

“Yo estuve esa noche en la cancha”, le contarán los padres a sus hijos. Será un hito, sin dudas. Y todos en el barrio esperan que no sea el último.

Temas:


  • 1274 vistas

    COMENTARIOS

    Usuario: Anonimo
    Comentario:
    Anti-spam:
    Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

     
    MÁS NOTICIAS
    Mensajero