Loguearse | Registrarse
Ribair Rodríguez, sobre el partido ante Belgrano: Es especial para mí... es mi casa

La Voz del Interior | 02/08/2013


Aunque hoy por hoy la realidad lo encuentre, al igual que al resto de sus compañeros y entrenador, bajo la lupa, Ribair Rodríguez es capaz de abstraerse, abandonar por algunos minutos la presión constante que significa vestir la camiseta de Boca y aceptar, con gusto, dialogar con Mundo D sobre Belgrano. No le pesa. Al contrario, toda vez que hace referencia al Celeste los gestos en su rostro desvelan un sentimiento particular. Su tono de voz tampoco engaña. Hay un sentido de pertenencia verdadero, incuestionable.

Aeroparque es una locura. Son las 7 de la mañana de un martes cualquiera y la gente dentro del edificio Jorge Newbery vive al mismo ritmo que afuera. Muchos que llegan a la Capital Federal provenientes desde distintos puntos del país, otros que esperan se resuelvan conflictos internos de alguna aerolínea para tomar su vuelo, y los primeros cafés que comienzan a poblarse.

Para el público seguidor del mundo futbolero y, por qué no, de la farándula argenta, “el” tema del día es la “polémica” serie de fotos de Lionel Messi en Las Vegas (¡vamos, al fin y al cabo era una fiesta!). Sin embargo, para los fanáticos xeneizes hace tiempo que el conflicto es sólo uno: el saldo negativo que dejó la temporada pasada.

Justamente por ello un buen número de periodistas dejó de lado lo relacionado con “la Pulga” y se llegó hasta el aeropuerto para cubrir la partida de Boca rumbo a Salta, donde el equipo porteño disputaría su último amistoso anterior al arranque de la temporada (fue victoria, por 1 a 0, con gol de Nicolás Blandi). Tras algunas escasas palabras del entrenador Carlos Bianchi, quien se prestó a dialogar fue Ribair. 
Con 25 años, el volante muestra una madurez digna de aquel que ya ha recorrido un buen camino en esto del fútbol: sabe lo que tiene que decir y, sobre todo, en lo que hay que trabajar. “Tratar de revertir el semestre que hemos pasado y conseguir cosas importantes, que es para lo que hemos venido”, resalta, asumiendo el compromiso de “un debe” que buscará saldar en este Torneo Final (su préstamo desde el Siena italiano finaliza a fin de año).

Ya se ha dicho lo necesario, pero hay más. Metros más adelante, y tras comprar una revista que seguro ojearía durante las dos horas veinte que dura el vuelo 4110 hacia el norte, la charla con el volante se torna distinta y hace foco en un día puntual.

“Es un partido importante para nosotros y, a la vez, especial para mí”,subraya sobre el cotejo del miércoles, en el Estadio Mario Alberto Kempes, entre Belgrano y Boca, por la segunda fecha del campeonato, juego que marcará el debut boquense en el Inicial.

Por esas cosas del destino (Newell’s pidió postergar el partido ante el Xeneize, correspondiente a la jornada inicial), el primer rival para Ribair y su equipo será justo aquel club con el que se ganó “un nombre”.

“Es la primera vez que enfrentaré al equipo que me ha dado mucho,donde tengo grandes amistades y, como siempre dije, es mi casa”,destaca el moreno que en la “B” totalizó 53 partidos y dos goles, siendo protagonista de grandes “golpes”, como el histórico ascenso ante River o la que en su momento fue la mejor campaña de la historia Pirata en Primera División, en la temporada 2011-12 (superada al año siguiente, ya sin él en el equipo).

Luego, también aclara que, pese a su alejamiento físico, sigue de cerca los pasos del club de barrio Alberdi y hasta se permite una licencia para felicitar a sus excompañeros por la clasificación a la Copa Sudamericana: “Siempre, desde que me fui, lo sigo. He hablado con muchos. Estoy contento por lo que han logrado. Es algo muy importante para la institución y también para ellos. Siempre es bueno que les vaya así. Uno conoce a toda la familia que está ahí adentro y sabe que hacen las cosas bien”.

Sobre si habrá apuesta con alguno de los muchachos por un posible resultado para el miércoles, Rodríguez aclara que no: “De eso no he hablado nada”, sonríe, se despide y se aleja. Quizá imaginando qué pueda suceder ese día, cuando se reencuentre con parte de sí. Porque, al fin y al cabo, el sentido de pertenencia debería ser mutuo: él también es parte de este Belgrano.

2556 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero