Loguearse | Registrarse
No es tan solo un punto
19/03/2013 00:44hs
Ignacio Martin | PortalCeleste
ignaciomartin@portalceleste.com.ar


Dos "canteranos celestes" a por la pelota, Pittinari y Bolatti. Foto: vavel.com
Dos "canteranos celestes" a por la pelota, Pittinari y Bolatti. Foto: vavel.com
Poco a poco, con el correr de las fechas, los dirigidos por Zielinski van puliendo las irregularidades mostradas en los primeros partidos. El equipo parece ir asentándose a pesar de las bajas (César Pereyra y Martín Zapata) y encontrando su juego. O mejor dicho, perfeccionando su manera de encarar los partidos para que el equipo vuelva a ser efectivo por meritos propios y no por equivocaciones del rival.

El domingo por la tarde, Belgrano mostró ante los dirigidos por Zubeldía una clase práctica del sistema que viene utilizando desde su regreso a Primera División. Un sistema aceitado, como suele decirse de las máquinas que funcionan. Con sus limitaciones, obvio, pero con la menor cantidad de errores en lo que va del campeonato. Algo que muestra la solidez del trabajo y la adaptación “post 2012” del equipo.

El gol de Racing llegó temprano y por la derecha, que a priori, es el “talón de Aquiles” que tienen los “piratas”. Una gran jugada de Vietto pudo con Turús y Lollo, desencadenando en un centro de “primer mundo” a la cabeza de Camoranesi. Uno a cero en 12 minutos.

Pero lo que se presagiaba como una derrota sin mas preámbulos, se fue transformando en el, quizás, mejor primer tiempo de lo que va del campeonato para Belgrano. Jugando simple, rápido, de contra y con jugadores despiertos que, en vez de desesperar, tomaron el mejor camino y siguieron con su juego. Generando de esta forma, muchas mas ocasiones de gol en 45 minutos que en algunos partidos completos.

Zielinski, mas que conforme con esto, le complicó aun más el diagrama a la “academia”. Empujó al equipo y le dio libertad a Quiroga para que llenara de centros el área de Saja. Y de tanto intentar, uno le llegó a la frente a Márquez. Cabezazo, rebote, “puntín” de Velázquez y gol. La táctica daba otra vez sus frutos.

Fueron corriendo los minutos y el partido se fue “afeando”. Belgrano hacía negocio en Avellaneda mientras que la “academia” no encontraba la forma de resolver la ecuación que le presentaba el “ruso”. Álvarez decretó el final y Belgrano partió de vuelta a Córdoba con la cabeza en alto, dejando a un Racing con el “rompecabezas celeste” a medio terminar.

No es tan solo un punto, es la demostración de que el equipo no perdió la memoria y de que si la táctica es acompañada del rendimiento individual, a Belgrano no hay “grande” que lo derribe.
2958 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero