Loguearse | Registrarse
Mansanelli hachalo como cuervo

Día a Día | 16/02/2013


El Hacha Mansanelli, en velocidad, puede marcar la diferencia. La B lo pide.
El Hacha Mansanelli, en velocidad, puede marcar la diferencia. La B lo pide.
El Indio avanza por un territorio inmenso. En total son 110 metros de largo por 70 metros de ancho, pero él sólo mira hacia adelante. Tiene los pelos revueltos, la mirada petrificada y decide, de un momento a otro, asestar un hachazo mortal: lo ejecuta desde unos 35 metros y la bola se burla de San Lorenzo, del arquero Pablo Migliore y es gol de Belgrano en el Nuevo Gasómetro, allá por el año 2011.

Aquella imagen corresponde al Apertura de dicho año. Por la 5ª fecha, Belgrano vencería 1-0 al Ciclón. Esa noche César Mansanelli jugó como titular y marcó el gol del triunfo. Hoy, dos años después, vuelve a estar en el 11 Pirata que medirá fuerzas ante los dirigidos por Pizzi, a las 17.10, en juego válido por la 2ª jornada del Torneo Final.

Pero para el volante no será uno más. Es que esta noche, en el Nuevo Gasómetro, se le abre otra posibilidad para ganarse un lugar en el equipo. Hace tiempo que el nivel del ex Racing transita en la irregularidad. Aunque aquel recuerdo con gol incluido quizá le mueva lo más íntimo.

A favor de él están la velocidad más la pegada de larga distancia. En su carrera lleva 17 goles, la mayoría con chutazos desde lejos. Claro, el presente del Hacha es esquivo: perdió resolución en los metros finales y también la confianza que lo supo distinguir, por ejemplo, en el ascenso contra Olimpo, en Bahía Blanca.

Recuperar el lugar. De un tiempo a esta parte, César perdió minutos en cancha. En el Apertura 2011 tuvo 19 presencias y fue titular en casi todos los partidos. Luego, en el Clausura 2012, participó en 15 cotejos y perdió terreno con la llegada de Matías Giménez, quien alternó entre la banda derecha e izquierda.

Ya en el Torneo Inicial la historia se complicó. Con la llegada de Martín Zapata quedó como segunda opción. Fue titular ante Quilmes, por la 9ª fecha, en el 1-1 en Buenos Aires. De hecho, casi siempre ingresó en los segundos tiempos (seis veces en total por el propio Zapata) y generó poco.

Desde el juego alternó buenas con malas. Su habitual despliegue pegado a la raya fue evidente, aunque mermó en la ductilidad que tenía para generar peligro. Pero el Ruso Zielinski vuelve a renovarle la confianza. Sabe que necesita apuntalar el sector derecho del medio campo y, por ahora, los juveniles son una alternativa en estado de maduración.

¿Cuál es la idea que tiene el Ruso en la cabeza? Que el Hacha “ensanche la cancha” y que el rival sienta incomodidad por ese lado. Además, en la primera fecha ante River, Belgrano falló en la ejecución de las pelotas paradas (córner y tiros libres) y busca con la pegada de Mansanelli solucionar ese déficit.

Para que Belgrano atrape el primer triunfo en la era 2013 en forma oficial no depende sólo de Mansanelli. Desde el juego, el Celeste debe volver las fuentes: presionar y salir rápido de contra para lastimar al rival.

El Pirata no está para criar cuervos. Pero bien podría aprovechar a Mansanelli con su habitual lanza. O acaso hacharlo en su propiedad privada para que la casería tenga final feliz.

---------------------------------

El Ruso cambia y busca el primero. Algo le hizo ruido en la cabeza. Apenas terminó el partido con River, en el debut en el Torneo Final, con caída 2-1, el Ruso Zielinski pensó y se respondió sólo: se venían cambios en el 11. Y sumado al de César Mansanelli por Zapata, le agregó el de Lucas Melano en lugar de Víctor Aquino, en la delantera.

Es que el DT entiende que es un partido “para los veloces”. Y en esa faceta encuadran tanto el Hacha como el pibe Melano. Además, el movimiento de piezas obedece a la propuesta del rival, en este caso San Lorenzo. Es que el esquema 4-3-2-1 de Antonio Pizzi (ofensivo) en principio, aumenta las chances del Pirata: si recupera rápido la bola y Melano desequilibra a las espaldas de los volantes, puede abrirse el camino.

Fuerzas opuestas. Enfrente, Belgrano tendrá un rival complicado. Si bien en el debut apenas igualó sin goles ante San Martín (SJ), los de Pizzi arrastran un invicto de siete partidos contando seis del Inicial. A eso se le suma que nunca perdió en el Nuevo Gasómetro con dicho DT y acumula tres victorias en el Nuevo Gasómetro.

Pero el Celeste tiene lo suyo. Un equipo que se conoce de memoria y que, en condición de visitante, el torneo pasado, sumó cuatro victorias, tres empates y sólo dos derrotas. Eso sí: el Ruso cambia piezas pero no esquema. Con el 4-4-2 que tanto éxito abrazó vuelve a apostar por la velocidad y la presión hacia el oponente.

En San Lorenzo habrá una cara nueva. Se dará el debut en la defensa de Cetto (único refuerzo) en la zaga y Santiago Gentiletti pasará al lateral izquierdo por el lesionado Germán Voboril.

Se sabe, en la semana hubo autocrítica en el Pirata. Es que contra River, y con un hombre más, lejos de adueñarse del balón, le cedió el protagónico al rival cuando se suponía lo contrario.

Cuando esta noche el árbitro Luis Álvarez pite el inicio del juego, la tropa del Ruso saldrá a buscar los primeros tres puntos del 2013.

Suplentes. Además del 11, en el banco estarán: Rigamontti, Rodríguez, Etevenaux, Pittinari, Zapata, Márquez y Aquino.

En tanto, la Reserva juega hoy a las 9, también en Buenos Aires.

3624 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero