Loguearse | Registrarse
Belgrano, copado

Día a Día | 26/01/2013


Trabajó tantas horas extras que un día descansó. O mejor dicho se tomó un franco. Pero igual le alcanzó a este Belgrano buen operario, de trabajo rendidor que jamás te deja a gamba. Siempre se va de la fábrica después de envolver el producto. Anoche el premio fue ganar la Copa Córdoba después de empatar 2-2 con Instituto.

Gracias al trabajo (proyección de Quiroga, arrastre de marcas del Picante y el azar) más un zapatazo de Farré en los goles y cierto orden que pendería en el complemento, le alcanzaron a los dirigidos por el Ruso Zielinski para seguir en su propio festival. El PT mostró al Belgrano proactivo. Cada uno aceptó su rol y asimilaron bien el mensaje. Los directos de área con Olave-Lollo atrás para ordenar, Farré y Teté para laburar la materia prima (la primera juagada) y el Picante arriba, quien revalidó su “empleado del mes” después de su pretemporada post lesión.

Pero la maquinita no funcionó en el complemento. El equipo perdió la pelota y los desequilibrios defensivos se evidenciaron con tres jugadas claras para la Glo. Como si el equipo se relajase en forma inconsciente (no significa sobrar), sumado a que los engranajes se quedaron sin aceite. Sin la bola, el Pica y Márquez, aislados. Y el rival se encargó de desnudarlo.

No dramatizar. Si bien el Pirata lo ganaba 2-0, el empate tampoco debe poner en duda la idea. En cancha se notó que Belgrano, cada vez que se centró, sacó diferencias. Quizá con otra determinación con respecto a Talleres, pero nunca perdió los estribos del partido.

De cara al debut con River, el 10 de febrero, quedan ciertas incógnitas. Jorge Velázquez no tuvo mayor protagonismo y el sector derecho del medio campo no tiene mucho recambio. El final de enero encontró a Belgrano con otra Copa.

Campeón. Hay que perdonarle las distracciones del segundo tiempo. Tan aplicado fue que todo el gasto lo hizo en la primera etapa; su idea era pirarse antes del laburo para disfrutar un viernes con aroma a picada más rubia helada. Pero nada de descontrolarse. El lunes a laburar otra vez. No quiere perder el presentismo ni la confianza del Jefe.

Marcar tarjeta y trabajar explotando al máximo sus cualidades fue su virtud. No quiere perder la línea de trabajo que lo pusieron como ese laburante que rara vez se toma franco.

2604 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero