Loguearse | Registrarse
Fabricantes de arqueros

Club Atlético Belgrano | 08/05/2013


Arquero, guardameta, cancerbero, cuidapalos, portero y otras formas más existen para llamar a los jugadores a quien se colocará en el arco para intentar ser el escollo insuperable de los rivales, porque ellos tienen la obligación de “sostener el cero”, que es uno de los principios del juego del fútbol: evitar que el rival convierta.

Estos futbolistas tienen un trabajo especial, porque de sus habilidades, de sus reflejos y sus tareas cotidianas surge el puntal defensivo del equipo.

En Belgrano, los responsables de preparar a los jugadores que ocuparan el arco son Marcelo Micetich y Alejandro Re y para ellos es un orgullo “cuando no nos convierten goles”.


Con los grandes

Sobre la tarea específica a la que se dedican, Micetich asegura: “Siempre nos adecuamos a lo que el cuerpo técnico quiere. En este caso ellos trabajan mucho con el espacio reducido y en muchas oportunidades esa actividad suple la tarea diaria específica que teníamos para hacer”.

En el Pirata hay cuatro arqueros en el plantel superior: Juan Carlos Olave, César Rigamonti, Pablo Heredia y Guido Herrera.

“Cada uno es distinto y cada uno necesita cosas distintas al mismo tiempo. Nosotros les vamos apuntando algunos aspectos técnicos que asimilan y trabajan en forma individual. Les apuntas la forma de levantarse, como colocar los pies o las manos en ciertas jugadas. Después, ellos, vienen y te dicen que quieren trabajar en algunas cosas más que en otras, de acuerdo sienten su necesidad” agregó Micetich.

“Vemos muchas imágenes del fútbol local e internacional y los goles que se convierten en esos partidos, como para marcar errores… también los goles que nos hacen, claro está”, continuó el entrenador quien finalizó diciendo: “Lo importante es la comunicación que tenemos, sabemos que necesidades hay y que queremos en cada partido. Después con el correr de los juegos se van corrigiendo cosas”.


Con los chicos

Por su parte, Alejandro Re no oculta la “pasión que despierta y que uno lleva adentro” por el trabajo que se hace. “Tenemos un grupo de 27 arqueros en lo que están incluidos los de Primera, los juveniles y hasta las dos chicas del fútbol femenino”, asegura.

“Con los más chicos se trabaja mucho en el estímulo diario y en mostrarle algunas técnicas que deben ir asimilando para después desenvolverse en cancha. En estos tiempos modernos el arquero debe utilizar más los pies y por eso se hacen trabajos específicos para ello, o se los incluye en el fútbol reducido. Además de hacer las entradas en calor con los pies”, sostiene Re.

“Uno pretende que lleguen bien formados como futbolistas a Primera y sino que estén en condiciones de jugar en otra categoría, pero por sobre todas las cosas que sean buenas personas”, suma el profe.

Cuando habla del futuro arquero del Pirata dice: “Belgrano tiene arquero para 30 años y no estoy exagerando ni hablando con soberbia. Nosotros trabajamos mucho con los chicos y lo hacemos en dos turnos, uno en forma especial y otro con su categoría. Buscamos que siempre ganen en concentración y que entiendan que si les llegan dos veces por partido deben estar preparados para atajar esas dos”.

Por último cuando se habla del gol, Re es contundente al decir: “El gol que un arquero recibe no debe bajonearte, sino todo lo contrario, debe hacerte mejorar y corregir los errores cometidos para que no vuelvan a pasar y eso también es parte de nuestro trabajo".

6755 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero