Loguearse | Registrarse
Fernando Márquez, primero y goleador

Día a Día | 29/04/2013


El delantero fue plomero y gasista. Jugó a las bolitas, mira novelas y aprende inglés. Ahora quiere consolidarse en la primera de Belgrano.
El delantero fue plomero y gasista. Jugó a las bolitas, mira novelas y aprende inglés. Ahora quiere consolidarse en la primera de Belgrano.
No hay escapatoria para Fernando. Si no le hacen contrato en Unión, deberá unirse a la familia para trabajar y comer. La plata no falta, pero está en periodo de extinción. Él piensa que jugar a la pelota quedará sólo en eso: un puñado de amigos, el club del barrio y punto. Pero Fernando crece, tropieza, se levanta, hace goles. Y pone al fin su firma. Después vendrá su debut en el Tatengue, un ascenso, Belgrano con su grito a Quilmes en Alberdi.

Fernando Márquez, 25 años, delgado, cresta a lo Di María, llegó a Belgrano en 2012 para jugar el Torneo Inicial. Su currículum decía: último club, Crucero del Norte, 87 partidos, 32 goles, ascenso desde el Argentino A a la B Nacional. El salto de categoría fue grande, y no se dio de un día para el otro.

“La luché igual que mi familia. No nos sobró nada, pero tampoco faltó. Nací en un barrio humilde llamado Los Troncos (a 10 km. del centro de Santa Fe capital) y el camino es mucho sacrificio”, le comenta el delantero a Día a Día. Y sigue: “Valoro todo porque me costó bastante, y si no me hacían contrato (en 2008 firmó para Unión) tenía que dejar el fútbol porque había que trabajar. No le iba a escapar, era ayudante de mi familia, hacía cosas de plomero-gasista, seguro terminaba siendo plomero”, dice Cuqui que ya no podría dejar el vicio de la pelota.

“En el barrio, de chiquito, jugué en Canarios, un club que después cerró porque nadie aportaba nada. Jugaba con amigos, siempre de delantero”, agrega Márquez, dejando en claro que su hábitat siempre fue el área.

Allí arrancó su búsqueda: “A los 17 años me probé en Unión y quedé. A los 18 debuté y, a los 22, me tuve que ir porque no jugaba nunca y apareció Crucero”, rememora.

El mejor ciclo en Unión fue desde 2006 a 2009. Allí disputó 50 partidos y marcó nueve goles. Pero fue en Misiones donde su apellido tuvo gusto a gol. Logró el ascenso ganándose la fama de goleador infalible. Tanto que Instituto y Belgrano le pusieron los ojos encima. Al final, se vino para Alberdi. Pero ya hablará de su vida en el Celeste.

Detrás del futbolista. Cuando habla lo hace en voz baja, como si pidiera permiso para decir las cosas. Así cuenta que se forjó en una familia numerosa: mamá Vilma, papá Alejandro y seis hermanos: Martín, Matías y Jesús juegan para los hombres; Paola, Guadalupe y Daniela, en el bando de las mujeres. Lo que no dice con la boca, lo transmite con un tatuaje en el brazo derecho. Se lee “Luisa”. “Es el nombre de mi abuela. Es un pilar muy importante para toda la familia. Hoy no está con nosotros, pero la llevo en el brazo como un recuerdo, nos marcó mucho y es un mínimo homenaje”, confiesa el santafesino.

Antes de ser profesional, fue niño. “Casi siempre jugaba a la pelota, pero también a las bolitas. Tenía puntería, eh. Ojalá podamos seguir ajustando la puntería ahora”, dice entre risas el punta que ante Quilmes, en la goleada 3-0, marcó su primer gol en el Pirata.

Novelero. No hay dudas. Al tipo le gusta la pelotita. “El fútbol es deporte nacional, así lo declararía yo. Es gratuito, sólo con un juguete, que es la pelota, pueden jugar 22 personas o más. Me gustó desde chico y cuando tengo tiempo libre veo fútbol casi siempre”. Ese casi siempre es porque Cuqui es novelero.

“Veo Solamente Vos (novela protagonizada por Adrían Suar y Natalia Oreiro) y ya saben que durante la novela no me puede llamar; mi novia sabe que después de la novela hablamos”, avisa a pura carcajada. Su novia se llama Melisa y ahí Cuqui se pone serio: “Siempre está, coincido en muchas cosas con ella y me acompaña”.

Pero hay más: el hombre, aparte de saber el idioma del gol, practica inglés. “Voy a la academia British School. Me gusta aprenderlo y además uno nunca sabe qué puede pasar. Es el idioma mundial, lo agarro fácil porque me gusta y ya lo hice antes. Con esas cosas voy pasando el tiempo”, sostiene el delantero que hace dupla con Lucas Melano.

¿Por qué lo de Cuqui? “Es por Silvera (ex Independiente), antes tenía el pelo parecido. Pero en lo demás hay una gran distancia”.

Al atacante no le fue fácil llegar. “Quiero lograr algo en Belgrano. Crecer futbolísticamente, tengo mucho que aprender. Y el día de mañana poder tener todo lo que no tuve de chico”, cierra con timidez en el predio de Villa Esquiú.

Fernando ya no hace trabajos de plomero ni gasista. Ahora se las ingenia para fabricar nuevos goles que tengan el color de Belgrano.

41, los goles de Cuqui. Esa cantidad lleva convertidos en 157 partidos como profesional. Ascendió con Crucero a la B Nacional en ‘12.

....................................................

“Quiero aprovechar la chance”

Son tiempos felices para Fernando Márquez. Hoy, a las 19.05, ante All Boys, por la undécima fecha, jugará de titular por tercera vez consecutiva. Hará dupla con Lucas Melano en la delantera y no quiere dejar pasar la chance. “El gol con Quilmes me sirvió para sacarme la mufa, pero ya está. Quiero seguir aprendiendo, mejorando para aprovechar la chance de jugar. Quisiera pagarle a Belgrano con buenos rendimientos míos, me abrieron la puerta para jugar”, dice Cuqui que intenta acomodarse a la categoría después de jugar en el Argentino A.

Y la charla se vuelve futbolera. “El Ruso me pide que me tranquilice y tiene razón. Por ahí yo me apuro por querer tirar alguna pared. Puedo tener la pelota un poco más y no apurame para dar un pase. Así quedaré con la cancha de frente, hay tiempo para darle vuelta”, explica más para afianzar los conceptos que para responder.

Está enchufado. Pero sabe que no se trata sólo de convertir. “La idea del Ruso es ayudar en la recuperación. No dejar jugar al cinco de ellos, que se le complique el primer pase, recuperar y llegar rápido al área rival. Y ahí nomás reconoce: “El equipo viene en levantada, contra Boca no jugamos mal ni tampoco muy bien. La idea es no perder la regularidad y seguir sumando puntos”.

El socio. El dato no pasa inadvertido. Fernando juega arriba con Melano. Y tiene palabras de elogio para el nacido en Hernando. “Es un jugador de mucha categoría y es joven. Puede sacarse un hombre de encima, meterte un centro atrás. Tiene muchas virtudes. Hay que aprovechar su velocidad, limpia cualquier jugador que tenga adelante y tiene buena pegada”, describe su compañero. ¿Qué ventajas le trae al Cuqui? Es diferente, te puede dejar solo en posición de gol. Lo importante es que cuando Quiroga termina la jugada, él o yo estemos en el área”, acotó Márquez.

....................................................

Hoy toca con All Boys

Esta tarde todos quieren su lugar en el Gigante de Alberdi. Es que el equipo del DT Ricardo Zielinski enfrentará a All Boys, a las 19.05, en partido válido por la 11ª fecha del Torneo Final y con arbitraje de Fernando Rapallini.

Y para el Ruso la semana fue perfecta: no tuvo jugadores lesionados ni suspendidos y por tercera vez consecutiva repetirá el mismo equipo titular: con Quilmes, Boca y ahora contra el Albo en cancha estarán los mismos apellidos. Y el objetivo es claro. Con la permanencia asegurada desde hacia varias fechas, el objetivo es clasificar a la Copa Sudamericana 2013.

Hoy está cuarto en la tabla con 50 unidades y clasifican cinco. Sí, en una situación inmejorable para un equipo que acumula seis partidos sin perder con cuatro empates y dos triunfos.

Claro, enfrente estará All Boys, hoy decimotercero en la tabla con 12 puntos y de andar irregular, pero con Pepe Romero como DT hace siete años.

Suplentes. Además del 11 titular, en el banco estarán Rigamonti, Rodríguez, Pittinari, Mansanelli, Zelarayán, Carranza y Aquino.

Entradas.
 Hoy, a las 16, se venden plateas laterales a 100 pesos y plateas doradas a 150 pesos. En tanto, el centro de socios atenderá de 10 a 13 para que los socios Kempes puedan cargar el chip a mitad de precio: Preferencial a $50 y Dorada, a 75.

Reserva. Belgrano-All Boys chocan a las 15, en el predio de Villa Esquiú. Se juega allí porque el césped del Gigante fue resembrado hace poco y quieren cuidarlo para el partido principal de esta tarde.

2411 vistas

COMENTARIOS

Usuario: Anonimo
Comentario:
Anti-spam:
Para validar tu comentario completa el siguiente captcha:

 
MÁS NOTICIAS
Mensajero