Loguearse | Registrarse
Independiente-Belgrano se completaría el miércoles 28

Día a Día | 16/11/2012


Difícil. El momento en el que Olave intenta reincorporarse.
Difícil. El momento en el que Olave intenta reincorporarse.
Fue como si un viento brusco hubiera volado los papeles donde estaba todo detallado. Algo así le pasó a Belgrano después de suspendido el partido ante Independiente, el miércoles por la noche, cuando ganaba 1-0 y el árbitro Saúl Laverni decidiera suspenderlo porque unas bombas detonaron cerca del arquero Juan Carlos Olave. Pero eso es pasado. El problema ahora para los dirigidos por Ricardo Zielinski es reorganizarse. Es que según trascendió ayer, el partido sería reprogramado para el miércoles 28 del corriente y, de esta manera, alteraría el calendario programado por Belgrano. Sin embargo, Raúl Steimberg, encargado de prensa de la Asociación del Fútbol Argentino, aclaró la situación a Día a Día. “No hay ninguna información oficial para dar. El expediente está en el Tribunal de Disciplina y no creo que se resuelva hoy (por anoche)”. Y agregó: “El Tribunal decidirá si se juega o no lo que resta del partido, pero nadie lo apurará. Todavía falta que se expidan los clubes y ver el informe del árbitro”, sostuvo Steimberg.

Lo cierto es que en Belgrano no cayó bien lo ocurrido. Abraham Rufail, vicepresidente, explicó los motivos. “Nosotros queríamos seguir jugando y la ligamos de arriba. El partido no se suspendió porque teníamos miedo, sino por falta de garantías”. Pero Rufail no se quedó en los hechos y fue más allá. “Nos complica la vida porque ahora se reprogramará el partido y altera todo lo planificado. De por sí hay un calendario apretado y ahora hay que reorganizar el partido, viajar, y no sólo el gasto económico, sino también la energía que implica viajar de vuelta.”, agregó a este diario. Y la verdad es que el DT Zielinski deberá ordenar la historia. El próximo lunes, a las 17, Belgrano recibirá a Lanús (que tiene 29 puntos, los mismos que tendría la B si completa la victoria sobre el Rojo). Después, por la 17ª fecha, enfrenta a San Martín, en principio el sábado 24. Y el miércoles 28, sería ante Independiente. La incógnita pasa por saber si será en estadio neutral o si se continuará el juego en cancha de Independiente pero sin público. Al respecto, Steimberg explicó: “El Comité Ejecutivo dirá eso”.

Lo cierto es que la dirigencia celeste se ve “perjudicada”. Y Rufail lo dejó clarito: “No sería descabellado que le den el partido ganado a Belgrano. Pero seguramente se van a completar los 45 minutos que faltan. Estamos molestos porque estábamos ganando el partido, el clima nos era favorable, el equipo estaba sólido y, si se juega en cancha neutral, los favorecerá a ellos. Ahora comienza de vuelta otro partido. Pero ya está, unos pocos suspendieron el partido”, agregó el directivo. Igualmente todo Belgrano se mostró solidario con sus pares de Avellaneda. “Independiente no tiene la culpa. Un grupito demostró que tienen más poder y son capaces de suspender un partido, pero acataremos lo que diga el tribunal que aún no nos pidió ningún informe”, concluyó Rufail.

Sí, fue una suspensión de miércoles... de miércoles 28, parece.

----------------------------------------------

La interna de los violentos. Los hechos fueron evidentes. No hacía falta pensar mucho para advertir que los sucesos de violencia en la tribuna de Independiente estaba orquestados de antemano. Según publicó el periodista Gustavo Grabia en el diario Olé, las bombas tenían un objetivo bien claro. Y otra vez los violentos ganaron la batalla.

El periodista, especializado en la violencia en el fútbol, explicó el fondo de la historia. Y es el siguiente: “Ante la falta de apoyo económico por parte de la dirigencia para los barras (necesitaban para moverse en Chile y San Juan) donde el Rojo jugó por la Copa Sudamericana y torneo local, la barra decidió perjudicar a su propio equipo para que la dirigencia se sentara a negociar. Así, el jueves pasado se reunieron con Richard, jefe de la barra de San Telmo, para que les aportara soldados de la Isla Maciel”, se expresó en la nota.

“Pero no estuvieron solos. Además, contaron con la ayuda de un grupo de Lomas del Mirador, quienes conforman la tercera línea en la barra de Independiente”. Y claro, según investigó el periodista, “con contactos con la Policía pudieron meter la pirotecnia antes del cotejo y cuando vino la orden desde afuera tiraron las bombas. Los capos no estaban en el estadio por el derecho de admisión”.

El inicio del final. Los equipos salieron a jugar el segundo tiempo. Hasta ahí ganaba Belgrano 1-0 con gol de Jorge Velázquez, quién a los 41 minutos de la etapa inicial marcó el tanto tras un contragolpe letal. Pero todo se vino abajo. Literalmente. Juan Carlos Olave fue a ocupar uno de los arcos y, antes de que se iniciara el complemento, una bomba le explotó a escasos metros. El 1 se desplomó automáticamente y sus compañeros corrieron a auxiliarlo. Según se pudo saber a través de la agencia Télam, el informe de juez Laverni indica lo siguiente: “La primera (bomba) cayó cerca del arquero Olave y lo dejó aturdido”.

Pero hubo más. Cuando intentaron levantarlo, Aveldaño hizo el gesto de que estaba por estallar otra y así fue. Todos salieron corriendo, incluso Olave quien semi agachado intentó escapar del estruendo. Y así lo describiría el informe: “La segunda cayó cuando lo estaban atendiendo y las cuatro restantes ya sin jugadores cerca. Por tal motivo tuve que suspender el encuentro”, detallaría. Lo cierto es que las explosiones comenzaron a suscitarse una detrás de otra y el árbitro decidió suspender el partido sin dar tantas vueltas. La imagen final de la noche encontró a Olave aturdido, tapándose los oídos y al DT del Diablo, Américo Gallego, mirando la tribuna con el rostro desencajado.

Mientras, el humo de la pirotecnia terminaba por nublar una noche de fútbol que terminó de la peor manera.

2416 vistas

COMENTARIOS