Loguearse | Registrarse
Una “guerra”

La Mañana de Córdoba | 15/11/2012


Tras el entretiempo, cuando el árbitro Saúl Laverni estaba por dar inicio a la parte final del cotejo que Belgrano le ganaba a Independiente 1-0, desde la tribuna donde se ubicaba la barra del Rojo, lanzaron una bomba de estruendo que cayó a escasos centímetros de Juan Carlos Olave. El “1” Celeste, aturdido, se volcó al piso de la cancha y rápidamente compañeros, cuerpo médico y el juez acudieron a socorrer al arquero tendido en el suelo. Mientras era atendido, volvió a caer en el mismo lugar otro artefacto explosivo, lo que provocó la silbatina general de todo el estadio y la reprobación de los verdaderos simpatizantes. Laverni comenzó a hablar con los protagonistas.
El juez le preguntó a Olave si estaba bien, el “Juanca” dijo que sí que quería seguir, y el “Tolo” Gallego mientras pedía calma también fue víctima de otra bomba de estruendo, lo que fue la gota que rebalsó el vaso. Suspendiéndose el partido de manera definitiva.
La reprimenda, la bronca fue grande, con insultos hacia los barras del Rojo y apoyo al presidente Javier Cantero. Es que todo parecía premetidado. La “guerra” que mantiene el titular del elenco de Avellaneda con los barrabravas parece no tener tregua y anoche se escribió un nuevo capítulo. No importaba el resultado más allá de que Independiente iba perdiendo, el tema era que querían la suspensión del cotejo para ¿dar un mensaje?
Tanto es así que durante el primer tiempo habían caído un par de bombas de estruendo muy cerca de la posición de Hilario Navarro.
“Vos sos de Racing la puta que te parió”, cantaban los hinchas hacia el sector de la barra brava. 
“Váyanse todos la puta que lo parió”, seguían y recordaron al triste líder de la barra, “Bebote, hijo de puta, la puta que te parió”. Seis bombas, humo, guerra, suspensión.
Posteriormente, Cantero fue a pedirle disculpas a Armando Pérez y un empleado del Rojo fue llorando hacia Olave, a quien le pidió disculpas y explicándole que Independiente no es así, que ésta es una lucha que no terminó.
“No se podía seguir de ninguna manera. Olave me dijo que estaba aturdido, pero de cualquier manera no se podía seguir. Era un peligro para todos, jugadores, árbitros y los hinchas de los dos equipos”, afirmó Laverni. A su turno, el técnico de Independiente, Américo Rubén Gallego, sostuvo: “Estamos peleando el descenso y hacen esta boludez”, molesto y a la vez resignado. 
Ricardo Bochini, ídolo del club local, atacó el accionar de la Policía de la Provincia. “No sé si esto está armado, pero acá hubo inacción”, denunció. Más allá de lo que dijeron los protagonistas, la realidad es que este es un mensaje contra Cantero, el presidente de Independiente.
2835 vistas

COMENTARIOS