Logueate con tu cuenta de:

Que sentido tiene??

Todo lo que tenga que ver con Belgrano y no entre en las demás categorías.

Re: Que sentido tiene??

Notapor KING » Mar Abr 18, 2017 11:07 am

Vale la pena tomarse un tiempo de reflexión

COMPARTO ESTO.. ES PARA PENSAR... Y NO ANDAR BOQUEANDO AL PEDO...

Barzola relator‏ @MatiasBarzolaok 16 hHace 16 horas

A Emanuel lo empujamos entre todos

https://twitter.com/MatiasBarzolaok
Estuvimos Quebrados… Pero Nunca Arrodillados..
SI TE ASOCIAS: Seguiremos de Pie... siempre de pie...
Volvimos al Gigante... ladran Pancho: "señal que regresamos"
Avatar de Usuario
KING
Vitalicio
 
Mensajes: 3877
Registrado: Mié Dic 02, 2015 12:48 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor KING » Mar Abr 18, 2017 11:58 am

wepiojero escribió:me parece que ligar esto al futbol es un error gravisimo, si no identificamos el problema, no vamos a encontrar la solucion.

Saqueos en cordoba porque la yuta se acuartelo, pibitos de nueva cordoba creyendose con autoridad de algo detienen a los "morochos" que pasan en moto, uno decide no parar, asustado quiza de que en semejante situacion lo quieran frenar... se come la golpiza de su vida, linchado por mas de 40 pibes "bien" que creen que es mejor pisar y matar y despues preguntar. Nadie hizo nada.

Marcha "anti K", pleno gobierno de cristina, los fervientes seguidores de la oposicion destilan odio, en eso uno grita "ese es del campora", que decir, cientos de manos golpeando y escupiendo a este pibe, gritandole kuka, mierda, planero, etc. El tipo era Peter robledo, militante del pro. Nadie hizo nada.

Dos pibes roban a otro, se escapan, uno grita, otro sigue, atrapan a uno, un vecino le pega, sale de la puerta de la casa otro y le empieza a pegar, salen otros mas y comienzan a pegarle tambien, mas de 15 vecinos involucrados en la golpiza a un pibe que robo un celular, la victima fue una, los victimarios varios. lo asesinaron. Nadie hizo nada.

Esos son 3 ejemplos de hechos similares, algunos peores inclusive (si es que puede ser peor), que pasaron hace pocos años aca. Donde esta la camiseta? donde esta la pasion? donde esta el futbol?.

Repito, si le decimos a nuestros pibes que "no hay que ir a la cancha" y creemos que con eso algo se soluciona, somos funcionales al sistema y a los asesinos que empoderados por la masa se creen con derecho de ya sea aplicar justicia por mano propia o ajusticiar al que piensa, es, o cree diferente.

Hagamos un poco de introspeccion y veamos, si en todos estos casos hubieramos intervenido, estamos bien y tenemos que participar activamente de la sociedad, yendo a una plaza, una marcha, un partido. Si nos damos cuenta que en algun caso se nos escapa un "algo habra hecho" o "tambien el otro viene a..." tenemos que hablar menos del resto y empezar a cambiar nosotros. Yo por mi parte tengo mi conciencia totalmente tranquila, por eso no dejaria de ir a la cancha, porque si pasa eso de nuevo y es al lado mio, la historia va a ser distinta. Creo que somos muchos los que tenemos esa paz y esa conciencia, entonces no seamos nosotros los que nos vamos, GENTE COMO NOSOTROS ES LA QUE TIENE QUE ESTAR.


SI WEPIOJERO... lamentablemente es así... sin tantas "vueltas"... es así...

y si algo faltaba... que siga el baile...
que sigan sonando los bombos
APARECIÓ ESTA NOTA:
"viene brava la cosa"


Para Armando Pérez, los barras presionarán a los directivos por la plata de los derechos de TV
18 de abril de 2017, 11:34 • Fútbol > afa


El presidente de Belgrano aseguró que la situación será compleja. "Ahora va a haber dinero con lo cual las hinchadas que tienen potencia, fuerza y carácter van a trabajar de una forma distinta", dijo.

El presidente de Belgrano y hasta hace semanas titular de la Comisión Normalizadora de la AFA, Armando Pérez, alertó este martes que se avecina una presión de las barras bravas sobre la dirigencia a sabiendas de los ingresos que tendrán los clubes por el nuevo contrato por los derechos audiovisuales.

"Vamos a tener para adelante un acontecimiento que no teníamos hasta ahora. Los clubes estaban limitados por un problema de dinero, por lo cual se terminó nombrando a la Normalizadora. Ahora va a haber dinero con lo cual las hinchadas que tienen potencia, fuerza y carácter van a trabajar de una forma distinta también", dijo Pérez por radio Mitre.

De esta forma Pérez avisó que las barras irán por una porción de los ingresos que deparará a los clubes el nuevo contrato de TV.

El fútbol recibirá 17.526 millones de pesos en cinco años por el contrato con Turner y Fox.
Los primero 1.526 millones son en concepto de llave. Los otros 16 mil millones se repartirán en 3.200 millones de pesos por año para los clubes con comienzo en el torneo 2017/18.

Pérez fue consultado por el homicidio del hincha Emanuel Balbo a manos de hinchas de Belgrano durante el clásico cordobés en el estadio Mario Kempes, y si bien dijo que no fue un caso de barras bravas, habló de ellas al referirse que el tema de seguridad está pendiente de solución en el fútbol argentino.

http://mundod.lavoz.com.ar/futbol/para- ... chos-de-tv
Estuvimos Quebrados… Pero Nunca Arrodillados..
SI TE ASOCIAS: Seguiremos de Pie... siempre de pie...
Volvimos al Gigante... ladran Pancho: "señal que regresamos"
Avatar de Usuario
KING
Vitalicio
 
Mensajes: 3877
Registrado: Mié Dic 02, 2015 12:48 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor daniel.carrizo » Mar Abr 18, 2017 12:24 pm

Siempre leo el foro, he tenido broncas por los partidos y alegrías inmensas, también por otros temas, sin embargo la tristeza que siento hoy hace que busque entre distintas alternativas para poder tranquilizar un poco la conciencia.

Estuve en la Ardiles, cerquita de la popular en la bandeja alta, se escuchó desde arriba un grito "ese es gallina" y pasó un gringo en remera corriendo haciendo con el dedo índice "no" mientras apurado corría. Uno lo persiguió un poco pero los demás nadie se sumó por suerte. No sé si fue porque justo estaba el partido en marcha o se debió a que simplemente hubo un poquito más de civilización entre los presentes.

Al verlo correr atemorizado al gringo, me causó levantarme para proteger si lo lograban parar y golpearlo. Ahora digo, si soy un enfermo de Belgrano que tengo tatuado el escudo en el pecho, ¿Porqué esa necesidad de proteger?, si momentos antes cantaba contra ese club como si fuera una guerra, dejando la garganta y hasta con bronca.

Es que se hizo persona esa "bronca" y ahí se hizo insostenible, por que he sufrido también en mi casa personal ataques por parte de gente de talleres que apenas me conoce pero que sabe que soy de Belgrano y de alguna forma quisieron vengar un partido perdido contra nosotros.

Pensaba en lo injusto de una "medida ejemplificadora" para el club, y después pensaba ¿por qué no?.

Entre esas sensaciones, me vino la idea de que quizá la mejor manera de recordar y tener siempre presente esta terrible tragedia, sea armando algún tipo de emprendimiento del club junto a los demás clubes de Córdoba que aglutine a los hinchas y que nos permita unirnos en pos de proyectos comunes. Como todo cambio cultural por supuesto llevará mucho tiempo lograr bajar el nivel de violencia, porque no depende sólo de clubes, sino de vacíos existenciales que son llenados con furia en lugares donde se sienten amparados estos personajes para hacer cualquier cosa. Pues si no actuás por acción, también lo podés hacer por omisión.

Desde nuestro Club empezar a educar a nuestros hinchas en el respeto, por lo menos en este ámbito. Somos muchos los que vamos siempre, los que una vez que logremos una conciencia común podamos reaccionar cuando veamos un acto de este tipo, y seamos más los que nos animemos a decir NO antes que dejar que ocurran barbaries.

Utópico? idealista?, Imposible? no lo sé... sólo que estoy muy dolorido y triste por Emanuel y por todos... recuerdo cuando cantábamos que Roquesito se murió, cómo no se mueren todos...y el cargo de conciencia es fuerte.

Realmente hoy somos todos Emanuel, digo realmente porque a cualquiera en cualquier lugar le puede pasar... por ser k, por ser pro, por ser de belgrano, por ser de talleres, por ser de instituto, etc....... recordemos que no hace mucho hubo disparos contra un local de nuevo encuentro (el partido de Sabatella)...... son cambios culturales, llevan años y políticas a largo plazo... pero desde nuestro lugar, quizá por lo menos podamos cambiar algunos aspectos de nuestra realidad del Club... y empezar a educarnos en el respeto.

Además considero, qué sentido tiene la justicia? el daño ya está hecho, Emanuel no vuelve más. Nosotros lo tendremos siempre con nosotros y debemos educar a las generaciones que ocuparán esas populares para que no reaccionen y simplemente toleren y respeten.

Saludos a todos!
daniel.carrizo
Nuevo!
 
Mensajes: 1
Registrado: Mar Abr 18, 2017 12:06 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor CABezonCAB » Mar Abr 18, 2017 12:48 pm

daniel.carrizo escribió:Siempre leo el foro, he tenido broncas por los partidos y alegrías inmensas, también por otros temas, sin embargo la tristeza que siento hoy hace que busque entre distintas alternativas para poder tranquilizar un poco la conciencia.

Estuve en la Ardiles, cerquita de la popular en la bandeja alta, se escuchó desde arriba un grito "ese es gallina" y pasó un gringo en remera corriendo haciendo con el dedo índice "no" mientras apurado corría. Uno lo persiguió un poco pero los demás nadie se sumó por suerte. No sé si fue porque justo estaba el partido en marcha o se debió a que simplemente hubo un poquito más de civilización entre los presentes.

Al verlo correr atemorizado al gringo, me causó levantarme para proteger si lo lograban parar y golpearlo. Ahora digo, si soy un enfermo de Belgrano que tengo tatuado el escudo en el pecho, ¿Porqué esa necesidad de proteger?, si momentos antes cantaba contra ese club como si fuera una guerra, dejando la garganta y hasta con bronca.

Es que se hizo persona esa "bronca" y ahí se hizo insostenible, por que he sufrido también en mi casa personal ataques por parte de gente de talleres que apenas me conoce pero que sabe que soy de Belgrano y de alguna forma quisieron vengar un partido perdido contra nosotros.

Pensaba en lo injusto de una "medida ejemplificadora" para el club, y después pensaba ¿por qué no?.

Entre esas sensaciones, me vino la idea de que quizá la mejor manera de recordar y tener siempre presente esta terrible tragedia, sea armando algún tipo de emprendimiento del club junto a los demás clubes de Córdoba que aglutine a los hinchas y que nos permita unirnos en pos de proyectos comunes. Como todo cambio cultural por supuesto llevará mucho tiempo lograr bajar el nivel de violencia, porque no depende sólo de clubes, sino de vacíos existenciales que son llenados con furia en lugares donde se sienten amparados estos personajes para hacer cualquier cosa. Pues si no actuás por acción, también lo podés hacer por omisión.

Desde nuestro Club empezar a educar a nuestros hinchas en el respeto, por lo menos en este ámbito. Somos muchos los que vamos siempre, los que una vez que logremos una conciencia común podamos reaccionar cuando veamos un acto de este tipo, y seamos más los que nos animemos a decir NO antes que dejar que ocurran barbaries.

Utópico? idealista?, Imposible? no lo sé... sólo que estoy muy dolorido y triste por Emanuel y por todos... recuerdo cuando cantábamos que Roquesito se murió, cómo no se mueren todos...y el cargo de conciencia es fuerte.

Realmente hoy somos todos Emanuel, digo realmente porque a cualquiera en cualquier lugar le puede pasar... por ser k, por ser pro, por ser de belgrano, por ser de talleres, por ser de instituto, etc....... recordemos que no hace mucho hubo disparos contra un local de nuevo encuentro (el partido de Sabatella)...... son cambios culturales, llevan años y políticas a largo plazo... pero desde nuestro lugar, quizá por lo menos podamos cambiar algunos aspectos de nuestra realidad del Club... y empezar a educarnos en el respeto.

Además considero, qué sentido tiene la justicia? el daño ya está hecho, Emanuel no vuelve más. Nosotros lo tendremos siempre con nosotros y debemos educar a las generaciones que ocuparán esas populares para que no reaccionen y simplemente toleren y respeten.

Saludos a todos!


Se que suena feo que diga esto porque no se si realmente importa. Pero miren el video de emanuel de nuevo:
Arriba le estan dando una golpiza (Supongo yo por lo que se dice y lo que dice el propio amigo suyo, que es el "Sapito" y su barra de amigos) y hay 2 o 3 que intentan separar. Yo creo que no logran separar por el hecho de que era algo personal y estaaban ensañados con el.
Cuando sale corriendo la gente se abre y lo dejan pasar salvo 2: 1 le tira una patada y otro una trompada (no se si se me paso alguno), no es como dicen que "Toda la tribuna pegandole". De hecho me da la impresion de que si corria un poco para el costado y salia por la puerta se iba y la historia era otra, pero no tiene sentido hablar sobre algo que no sucedio.
Lo que me parece realmente grave es lo que paso despues (ojo, eso tambien es grave pero me da la impresion que nadie que lo agradio penso en ese final). La gente cantando "Gallina culiada puta y reventada" a una persona que esta muriendo, con la cabeza abierta tirada en el piso... una multitud... me revuelve el estomago, literalmente me da asco y no puedo creer que haya gente tan enferma en la cancha. porque no era 1 o 2, eran decenas de personas. Terrible. Vergonzoso y no como hincha de belgrano, sino como ser humano, porque en belgrano no se enseña eso, por lo que esa gente viene de afuera, de la calle, pueden ser nuestros amigos y no lo sabemos...
CABezonCAB
Amigo
 
Mensajes: 292
Registrado: Mar Dic 17, 2013 12:45 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor curruncho2000 » Mar Abr 18, 2017 3:59 pm

Somos nosotros
Nosotros somos los que nos criamos viendo al viejo escuchando "Sucesos" del negro Brizuela en una vieja radio apoyada en una repisa destartalada en la cocina. Somos los que el domingo nos trepàbamos al rastrojero para ir hasta Alberdi, o al Trampero, o La Lomita, o la Boutique ; porqué Belgrano jugaba de nuevo ( no importaba contra quién ). Y nos morfábamos la cola de la popu, y la cola para entrar, y los perros de la cana garroneándote los tobillos. Y somos los que nos apretábamos en las tubulares que agregaban para los viejos nacionales, cuando solo vendían coca, maní y mandarinas. Y somos los que nos bancamos que los primos grandes de la ciudad se fueran a tilinguear con los porteños, y con los dientes apretados nos tuvimos que quedar a resistir en la Liga Cordobesa. Somos los que lloramos una tarde del 77 cuando el Mono Marchini le hacía una nota a la Pepa Reinaldi con la camiseta de Talleres puesta. Y los que lloramos las finales perdidas con Unión San Vicente, Estudiantes de Río Cuarto, o aquél increíble engendro que fué la Alianza San Martín, rivales barriales eternos ( Huracán y Peñarol ) que se juntaron con el único objetivo de rompernos las bolas un año más. Somos los que deambulamos por todos los caminos de tierra del país en un periplo larguísimo que desembocó en aquella tarde fría del 91 cuándo llegamos por las nuestras, arrastrados, menestorosos al círculo del "fútbol millonario", con 4 inolvidables goles al Taladro. Somos los que fuimos y vinimos de la primera soportando ladrones y oportunistas que diez años después, y por fin, se fueron para siempre escapando entre los escombros físicos e institucionales que nos dejaron. Somos los que soplamos otra vez los fueguitos casi en chispas, para resurgir la esperanza en una sociedad anónima que se llamaba Córdoba Celeste que nos empezó a rearmar de poquito, pieza por pieza. Somos los que vimos desarrollarse esa esperanza hasta alcanzar su momento cumbre en el Monumental de Nuñez otra tarde fría pero ahora del 2011, después de atravesar otros pantanos oscuros que se llamaron descenso, Racing y Rosario Central. Esos somos. Los que pasamos a nuestros hijos el amor por el nombre, los colores, Alberdi, y les enseñamos a ser hinchas del Club, no de la hinchada. Somos los que tenemos claro que los homenajes hay que hacerselos a los Orgaz, Lazcano, Scutti, Lucero, Altamirano, Cuellar, Laciar, Coletti, Reinaldi, Schroeder, Villagra, Spallina, Artime, Sosa, Manzanares, Pérez, Olave, Farré...( perdón a todos los nombres que merecen ser mencionados....ustedes saben ). Por eso no nos hacemos cargo de esos 50 hijos de puta que sacan toda su mierda afuera aprovechando el camuflaje de nuestra camiseta. Somos los que tuvimos que volver tantas veces con las lágrimas a flor de piel, jurando en falso que no volvíamos nunca más, y jamás tiramos una piedra, ni avalamos que alguien los tirara. ¡ Y mirá que nos gasearon una y mil veces culpa de esos hijos de puta camuflados !. ¿ Qué sentido tiene ir a la cancha ?, pregunta uno de nosotros genuinamente dolido. El sentido está ahí, porqué nosotros no somos los que sobramos. Porqué fué uno de nosotros el qué dejó su vida el domigo en el Kempes. Porqué los que no tienen que volver son ellos.
curruncho2000
Amigo
 
Mensajes: 80
Registrado: Lun Feb 28, 2011 9:00 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor wepiojero » Mar Abr 18, 2017 4:46 pm

Comparto este texto de la tinta.
La hoguera de los normales
No hay intereses de droga ni guita, ni entradas de reventa, ni el control del negocio del estacionamiento. No dispara la Policía (no en esta tribuna, al menos). La barra está en la tribuna del frente, no ahí en la popular Willington. Pero el sábado, a eso de las 5 de la tarde, Emanuel Balbo empieza a ser asesinado e inaugura una forma novedosa de muerte en el fútbol: a Emanuel lo mataron los normales.

Por Gregorio Tatián para La tinta.

Era por ahí por 2008 cuando Capusotto generaba en muchos -entre los que me incluyo- la risita incómoda que se genera cuando uno siente que eso que está viendo en la pantalla no es más que el espejo de la propia estupidez. El sketch consistía en ponerle palabras a la letra un clásico del rock nacional para convertirlo en una canción de cancha: puto, cagones, corriste, aguante, quemar. Porque sos puto, sos cagón. Porque sos cagón, corriste. Corriste porque nosotros tenemos aguante. Como tenemos aguante te vamos a quemar los ranchos/los trapos/el barrio. Esa dinámica. Ya saben más o menos de qué se trata, porque a esas canciones las cantamos todos.


Por ahora, sólo amenazas. Y hasta acá, hasta el cantito, llegamos todos juntos. De acá en adelante ellos son los barras o los pocos inadaptados que arruinan la fiesta de todos. Nosotros seremos ese colectivo conocido como la gente, ese individuo al que llamamos el hincha común. En teoría. Pero resulta que es el clásico y es la popular Willington y la barra está al frente, del otro lado. Resulta que la Policía en esa tribuna ni se metió. Y también resulta que alguien -Sapito Gómez, un hincha de los normales- dice que Emanuel Balbo, hermano de uno de los dos que atropellara y asesinara en 2012, es hincha de Talleres.

Entonces, esos que se hacen llamar la gente le empiezan a pegar con lo que tengan a mano. Y esto es uno de los puntos novedosos: el disparador de la violencia colectiva deriva de forma directa de la prohibición de hinchas visitantes. El señalamiento al supuesto infiltrado sería ridículo sin esa veda, la medida más extrema de las que vinieron a evitar muertes como las que el sábado permitió.

A Emanuel lo tienen varios minutos en la parte alta de la tribuna a trompadas (mucho más de lo que se ve en las filmaciones), hasta que logra zafar y empieza a bajar. En el camino, un montón de señores hinchas que pagan la entrada -no como-la-barra-que-no paga-la-entrada- también le pegan porque si los otros le pegan por algo será y además está el rumor ahí al fondo de que sería hincha de Talleres. En un momento, Emanuel se topa contra una baranda que da a uno de los accesos de la popular y no puede más: lo tiran/se tira hacia abajo desde una altura de unos 4 metros. Cae mal, queda aparentemente inconsciente. Le chorean las zapatillas y algunos testigos dicen que le siguen pegando una vez caído.

Mientras la sangre de Emanuel empieza a rodar escaleras abajo del acceso por el que cayó y sus oídos registran quizás los últimos sonidos de su vida, la “gente”, el “hincha común”, canta a su alrededor: gallina, culiada, puta, reventada, yuta, Belgrano capo cordobés. Sr. Capusotto, bienvenido al mundo real.

Y acá creo que es necesario explorar a Pablo Alabarces en su libro Crónicas del Aguante: “El aguante se transforma […] en una retórica, una ética y una estética. En una retórica porque se estructura como un lenguaje. […] Es una estética porque se piensa como una forma de belleza […] una estética plebeya con cuerpos radicalmente distintos y aceptados. […] Una estética que tiene mucho de carnavalesco. […] Y una ética, porque el aguante es ante todo una categoría moral. […] Una ética donde la violencia no está penada, sino recomendada”.

Si hay algo que muestra este caso a los portadores del discursito típico antibarra -o sea: “Los pocos que arruinan la fiesta de los muchos, que qué bárbaro el Estado que no hace nada, y que la Policía dónde está”- es que ahora hay que hablar de los otros: los normales. Esa masa que se (auto) define como los no-inadaptados de siempre. Ellos que son gente y no bestias como los barras que viven del club y por eso son violentos. La barra estaba en la tribuna del frente. Del otro lado del estadio, un rato antes, una bala de goma de la policía entra en la cara de Diego Frydman, que estaba entrando a la tribuna más cara y más segura, donde nunca pasa nada. Tampoco estaba la barra implicada. El caso Balbo -y en parte también el de Frydman- vienen a decirnos en la cara y a los gritos: “¡No son sólo las barras, pelotudos!”. Balbo fue víctima de la decadencia de los comunes. Emanuel murió en la hoguera de los normales
Me ata un fuego y mi sueño duerme aquí.
Avatar de Usuario
wepiojero
Vitalicio
 
Mensajes: 1298
Registrado: Lun Jul 09, 2012 5:51 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor Elmer Met » Mar Abr 18, 2017 5:52 pm

wepiojero escribió:Comparto este texto de la tinta.
La hoguera de los normales
No hay intereses de droga ni guita, ni entradas de reventa, ni el control del negocio del estacionamiento. No dispara la Policía (no en esta tribuna, al menos). La barra está en la tribuna del frente, no ahí en la popular Willington. Pero el sábado, a eso de las 5 de la tarde, Emanuel Balbo empieza a ser asesinado e inaugura una forma novedosa de muerte en el fútbol: a Emanuel lo mataron los normales.

Por Gregorio Tatián para La tinta.

Era por ahí por 2008 cuando Capusotto generaba en muchos -entre los que me incluyo- la risita incómoda que se genera cuando uno siente que eso que está viendo en la pantalla no es más que el espejo de la propia estupidez. El sketch consistía en ponerle palabras a la letra un clásico del rock nacional para convertirlo en una canción de cancha: puto, cagones, corriste, aguante, quemar. Porque sos puto, sos cagón. Porque sos cagón, corriste. Corriste porque nosotros tenemos aguante. Como tenemos aguante te vamos a quemar los ranchos/los trapos/el barrio. Esa dinámica. Ya saben más o menos de qué se trata, porque a esas canciones las cantamos todos.


Por ahora, sólo amenazas. Y hasta acá, hasta el cantito, llegamos todos juntos. De acá en adelante ellos son los barras o los pocos inadaptados que arruinan la fiesta de todos. Nosotros seremos ese colectivo conocido como la gente, ese individuo al que llamamos el hincha común. En teoría. Pero resulta que es el clásico y es la popular Willington y la barra está al frente, del otro lado. Resulta que la Policía en esa tribuna ni se metió. Y también resulta que alguien -Sapito Gómez, un hincha de los normales- dice que Emanuel Balbo, hermano de uno de los dos que atropellara y asesinara en 2012, es hincha de Talleres.

Entonces, esos que se hacen llamar la gente le empiezan a pegar con lo que tengan a mano. Y esto es uno de los puntos novedosos: el disparador de la violencia colectiva deriva de forma directa de la prohibición de hinchas visitantes. El señalamiento al supuesto infiltrado sería ridículo sin esa veda, la medida más extrema de las que vinieron a evitar muertes como las que el sábado permitió.

A Emanuel lo tienen varios minutos en la parte alta de la tribuna a trompadas (mucho más de lo que se ve en las filmaciones), hasta que logra zafar y empieza a bajar. En el camino, un montón de señores hinchas que pagan la entrada -no como-la-barra-que-no paga-la-entrada- también le pegan porque si los otros le pegan por algo será y además está el rumor ahí al fondo de que sería hincha de Talleres. En un momento, Emanuel se topa contra una baranda que da a uno de los accesos de la popular y no puede más: lo tiran/se tira hacia abajo desde una altura de unos 4 metros. Cae mal, queda aparentemente inconsciente. Le chorean las zapatillas y algunos testigos dicen que le siguen pegando una vez caído.

Mientras la sangre de Emanuel empieza a rodar escaleras abajo del acceso por el que cayó y sus oídos registran quizás los últimos sonidos de su vida, la “gente”, el “hincha común”, canta a su alrededor: gallina, culiada, puta, reventada, yuta, Belgrano capo cordobés. Sr. Capusotto, bienvenido al mundo real.

Y acá creo que es necesario explorar a Pablo Alabarces en su libro Crónicas del Aguante: “El aguante se transforma […] en una retórica, una ética y una estética. En una retórica porque se estructura como un lenguaje. […] Es una estética porque se piensa como una forma de belleza […] una estética plebeya con cuerpos radicalmente distintos y aceptados. […] Una estética que tiene mucho de carnavalesco. […] Y una ética, porque el aguante es ante todo una categoría moral. […] Una ética donde la violencia no está penada, sino recomendada”.

Si hay algo que muestra este caso a los portadores del discursito típico antibarra -o sea: “Los pocos que arruinan la fiesta de los muchos, que qué bárbaro el Estado que no hace nada, y que la Policía dónde está”- es que ahora hay que hablar de los otros: los normales. Esa masa que se (auto) define como los no-inadaptados de siempre. Ellos que son gente y no bestias como los barras que viven del club y por eso son violentos. La barra estaba en la tribuna del frente. Del otro lado del estadio, un rato antes, una bala de goma de la policía entra en la cara de Diego Frydman, que estaba entrando a la tribuna más cara y más segura, donde nunca pasa nada. Tampoco estaba la barra implicada. El caso Balbo -y en parte también el de Frydman- vienen a decirnos en la cara y a los gritos: “¡No son sólo las barras, pelotudos!”. Balbo fue víctima de la decadencia de los comunes. Emanuel murió en la hoguera de los normales


APLAUDO DE PIE
Elmer Met
Vitalicio
 
Mensajes: 1053
Registrado: Mié Jul 31, 2013 12:06 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor nicomaster120 » Mar Abr 18, 2017 6:33 pm

Rorrro escribió:¿Que sentido tiene ir a la cancha? Fomentar la violencia de esta mierda de sociedad

El campeonato pasado nos asociamos con mi hermana de 12 años en la gasparini, y contra estudiantes, fuimos a la popu. Festejamos los goles y la levante en brazos en el segundo, algo que no nos vamos a olvidar nunca mas los dos.
Por eso, este torneo renovamos pero en la popu.
Pero por que le voy a enseñar a festejar la violencia?? Que le festeje a la barra que nunca corrio, que corrio talleres y toda esa mierda. Si son todos unos delincuentes, la barra, los dirigentes corruptos, los organizadores, los jugadores que apoyan a la barra, todos los que incitamos a la violencia, yo soy una mierda cantando esas canciones de mierda y las veces que de mas chico me habre puteado con algun plateista.

Estamos en el siglo 21, la barra brava no tiene que existir mas. Manejan todo como si fueran organizadores de eventos. XXXXXX delincuentes apañados por otros delicuentes como son los dirigentes y los hijos de mil puta que organizan los eventos y se cagan en la gente.

Por que mierda no hay policias dentro de las tribunas, llevando preso al pelotudo que tira una botella o un encendedor y que sea agravante que ocurra en un espectáculo deportivo y lo metan en cana al hijo de puta, para que termine todo esto.

No hay hinchada visitante y tampoco tendria que haber hinchada local. Si somos unos monos, ignorantes.

Como sociedad estamos enfermos.
De que me valio, llevar a mi hermana a la cancha, estar en el recibimiento (metetelo en el orto al recibimiento, si no me quiero ni acordar del partido), si fuimos todos cómplices de un asesinato, si vemos como la gente entra a la cancha y parece que no le importara nada, todo vale. Y nadie hace nada. Tirarle botellas a los suplentes del equipo contrario, escupir insultar, cagar a trompadas hasta matar a una persona como si fueramos monos por que un XXX hijo de mil puta grito "ese es de talleres".

Se pueden ir a la mierda, hinchas jugadores dirigentes organizadores y todos los enfermos.


Desde el más culto que arma una bomba para tirar en siria, hasta el XXX cabeza de termo que disfruta de ver alguien muerto solo por que le dijeron que es de talleres.

Sigamos festejando que el mono quiroga le bajo los dientes a Palacios.



Por fin alguien lo dice.

Eso de que hay que cantar que a talleres lo corremos es una mierda. El mito fundacional de los piratas del 68 que hacian desmanes a donde fueran es una mierda. Lo de los bombos mas grande del mundo es una mierda. La pelotudez del cajon de ciudadela y lo de "ay ay ay vos corres como corre central" (y que dicho sea de paso, que cancion fulera) son ambas una cagada. Es triste que tuvimos que esperar a que se muriera alguien para darnos cuenta.
nicomaster120
Amigo
 
Mensajes: 85
Registrado: Lun Oct 11, 2010 2:58 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor Gonzaesdelab » Mar Abr 18, 2017 7:28 pm

nicomaster120 escribió:
Rorrro escribió:¿Que sentido tiene ir a la cancha? Fomentar la violencia de esta mierda de sociedad

El campeonato pasado nos asociamos con mi hermana de 12 años en la gasparini, y contra estudiantes, fuimos a la popu. Festejamos los goles y la levante en brazos en el segundo, algo que no nos vamos a olvidar nunca mas los dos.
Por eso, este torneo renovamos pero en la popu.
Pero por que le voy a enseñar a festejar la violencia?? Que le festeje a la barra que nunca corrio, que corrio talleres y toda esa mierda. Si son todos unos delincuentes, la barra, los dirigentes corruptos, los organizadores, los jugadores que apoyan a la barra, todos los que incitamos a la violencia, yo soy una mierda cantando esas canciones de mierda y las veces que de mas chico me habre puteado con algun plateista.

Estamos en el siglo 21, la barra brava no tiene que existir mas. Manejan todo como si fueran organizadores de eventos. XXXXXX delincuentes apañados por otros delicuentes como son los dirigentes y los hijos de mil puta que organizan los eventos y se cagan en la gente.

Por que mierda no hay policias dentro de las tribunas, llevando preso al pelotudo que tira una botella o un encendedor y que sea agravante que ocurra en un espectáculo deportivo y lo metan en cana al hijo de puta, para que termine todo esto.

No hay hinchada visitante y tampoco tendria que haber hinchada local. Si somos unos monos, ignorantes.

Como sociedad estamos enfermos.
De que me valio, llevar a mi hermana a la cancha, estar en el recibimiento (metetelo en el orto al recibimiento, si no me quiero ni acordar del partido), si fuimos todos cómplices de un asesinato, si vemos como la gente entra a la cancha y parece que no le importara nada, todo vale. Y nadie hace nada. Tirarle botellas a los suplentes del equipo contrario, escupir insultar, cagar a trompadas hasta matar a una persona como si fueramos monos por que un XXX hijo de mil puta grito "ese es de talleres".

Se pueden ir a la mierda, hinchas jugadores dirigentes organizadores y todos los enfermos.


Desde el más culto que arma una bomba para tirar en siria, hasta el XXX cabeza de termo que disfruta de ver alguien muerto solo por que le dijeron que es de talleres.

Sigamos festejando que el mono quiroga le bajo los dientes a Palacios.



Por fin alguien lo dice.

Eso de que hay que cantar que a talleres lo corremos es una mierda. El mito fundacional de los piratas del 68 que hacian desmanes a donde fueran es una mierda. Lo de los bombos mas grande del mundo es una mierda. La pelotudez del cajon de ciudadela y lo de "ay ay ay vos corres como corre central" (y que dicho sea de paso, que cancion fulera) son ambas una cagada. Es triste que tuvimos que esperar a que se muriera alguien para darnos cuenta.


En Belgrano, la barra entra más tarde que el equipo...
... Desde la cuna hasta el cajóN ...
Avatar de Usuario
Gonzaesdelab
Vitalicio
 
Mensajes: 2318
Registrado: Sab Dic 16, 2006 9:00 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor xergio » Mié Abr 19, 2017 1:10 pm

Volvemos a lo mismo

quien es la barra? la suplente de la institución? una ONG con poder? representa a jugadores? representa a los socios?
Nos volvemos a enamorar del "gesto" ? del "cordobesismo político" ? de la isla del país en plena crisis?
El simbolismo es recurso para poder corromperlo todo, en donde lo memorizo y ya estoy salvo. NO ES ASÍ
Se necesitan medidas concretas
xergio
Amigo
 
Mensajes: 282
Registrado: Mié Nov 23, 2016 11:11 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor Alguien » Mié Abr 19, 2017 1:35 pm

En Inglaterra erradicaron a los Hooligans veo muchas personas en las redes sociales diciendo "Porque no los traemos aca y que hagan lo mismo con las barras bravas".
Lamento informar que esos expertos que lograron erradicar a los Hooligans exitosamente en Inglaterra y otros paises, vinieron a la Argentina y luego de analizar un poco la situacion dijeron "ESTO NO TIENE CURA" ¿Porque? "Porque aca esta metida la politica, los gobiernos. Nos vamos ya de aca chau chau".
"El miedo sólo sirve para perderlo todo." Manuel Belgrano
Avatar de Usuario
Alguien
Vitalicio
 
Mensajes: 1183
Registrado: Jue Nov 10, 2016 2:03 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor PirataD » Mié Abr 19, 2017 3:37 pm

Podría decir muchas cosas sobre el lamentable suceso que ocurrió en el Kempes el sábado. El tema en sí es de una complejidad tal que ameritaría ser analizado desde una multiplicidad de aristas, y es claro que la opinión que uno pueda vertir en el foro no alcanzaría a abarcarlas a todas. Trataré de plantear algunas.
Primeramente creo que hay que separar dos cosas. Una fue la tragedia que implica la pérdida de una vida humana, con la connotación de dolor, vacío y desgarro emocional que toda muerte tiene, y que en este caso es aún mayor porque es el segundo hijo que estos padres pierden en poco tiempo. Lo otro, es la consecuencia que se desprende de este hecho para el club, con todo lo que una posible sanción podría traer aparejado para Belgrano.
Lo primero, es decir, la muerte de Emanuel es un hecho que se origina en una causa extrafutbolística y que tiene que ver con el proceso penal que Gómez tenía abierto por su responsabilidad en la muerte del hermano de la víctima. No es una muerte que se origina en una puja interna de la barra o en la lucha entre barras.
Ahora bien, hay algo que es cierto y no puede pasarse por alto. A partir de la acusación, tal falaz como cobarde, de que Emanuel era hincha de Talleres, se desencadena una reacción en masa de gente que se suma con golpes y empujones para castigar a una persona por el sólo hecho de ser supuestamente hincha del club rival. Esto es grave porque la reacción no viene de parte de barrabravas o de delincuentes, sino de personas aparentemente normales que estaban viendo un partido de fútbol: las causas, las respuestas a por qué se dán estas reacciones enardecidas en personas que en teoría no tienen una naturaleza violenta ni pertenecen al mundo delictivo, creo que deben darla los sociólogos y psicólogos a través de un estudio profundo de lo que está pasando a nivel humano y social.
En este aspecto me permito disentir con cosas que leído acá y que he escuchado en los medios. No creo que todos seamos responsables por lo que pasó el sábado, no creo que 57.000 o decenas de miles de personas hayan sido cómplices de este asesinato o festejado en su momento la golpiza, no creo que esté mal preocuparse por lo que pueda pasarle a Belgrano (esta preocupación no implica de ningún modo banalizar o quitarle importancia a la muerte de un ser humano), no creo que estemos enfermos como sociedad ni mucho menos creo que este gravísimo incidente pueda ser atribuído a la violencia del futbol exclusivamente.
Los responsables de esta muerte fueron los que la instigaron y los que con sus golpes y empujones contribuyeron al desenlace fatal, formando parte de lo que en derecho penal se conoce como “relación de causalidad”, es decir el vínculo entre la acción y el resultado. Las personas que vieron lo que pasaba y no hicieron nada, sería muy apresurado considerarlas cómplices o achacarles su inacción, porque no hay que pasar por alto que la violencia está tan naturalizada en todos los ámbitos que cuando se produce, y más aún cuando se produce de modo tan rápido e intempestivo, resulta difícil determinar qué es lo que está pasando exactamente, reaccionar como las circunstancias lo ameritan o distinguir si estamos frente a una pelea entre personas violentas o entre delincuentes, si se trata de un robo que desencadena una reacción agresiva, si es un linchamiento, etc. El tumulto, la confusión, la velocidad de los hechos, se combinan para dificultar el discernimiento y la acción posterior frente a lo que sucede.
Con ésto no pretendo eximir de responsabilidad a nadie sino simplemente intento ponerme en el lugar de los que estuvieron en esa tribuna y no hicieron nada.
Ésta situación drámatica, triste y condenable que se vivió no se reduce solamente a lo que sucede en el mundo del futbol, sino que es una muestra más de la violencia que está instalada y que directa o indirectamente es fomentada, exacerbada, permitida por acción o por omisión, o no condenada sostenidamente por nuestros gobernantes y por un importante sector de la prensa.
Los mismos periodistas que ahora se golpean el pecho y ponen cara de circunstancia han tenido reacciones mucho menos vehementes o sanguíneas frente a otras muertes que son igualmente dolorosas. Tampoco dijeron nada cuando en uno de los cacerolazos hace algunos años bastó que uno gritara acusando que uno de los asistentes era militante de La Cámpora, para que una horda enardecida lo golpeara salvajemente produciéndole a la víctima (que en realidad era militante del Pro) múltiples lesiones: Acaso hay diferencia, más allá de que los resultados no fueron los mismos, entre la golpiza a Emanuel en la tribuna del Kempes y la dada aquélla vez al supuesto militante camporista? Claramente no hay diferencia, y estamos hablando de contextos y probablemente hasta de clases sociales diferentes. Hechos como el que ejemplifico, también buscaron minimizarse mediáticamente en su momento categorizándolos como reacciones normales que se justificaban por el supuesto autoritarismo del gobierno de turno. Menos aún salen muchos periodistas a condenar la desmedida reacción de la policía que en diversas protestas ha reprimido con salvajismo produciendo lesionados e incluso muertos que son invisibilizados con un silencio cómplice que resulta asqueante.
La violencia es violencia, sea física, moral, simbólica, verbal, institucional o social, y siempre debe ser condenable. La violencia que genera muertes es tan grave y repudiable como la que no las genera, y para nada ésto autoriza a minimizarla sólo en función de las consecuencias menos gravosas. Por tal motivo, creo que los ejemplos que pongo son absolutamente válidos.
Igualmente ocurre con el tema de la famosa grieta, tan relacionado a la división y a la violencia que muchas veces genera. Los periodistas que se quejan de la grieta son los mismos que día tras día la profundizan con un mensaje cargado de odio y muchas veces plagado de mentiras y tergiversaciones de la realidad. Lo mismo pasa con los gobernantes que por un lado nos piden que nos unamos y por el otro, y sin ponerse colorados exacerban el odio de clase considerando vagos, violentos y desestabilizadores a todos los que reclaman o critican algo, y a los que los apoyan los consideran republicanos que defienden la democracia y la libertad. Estos dichos y estas actitudes también generan división, rencores y resentimientos que actúan como caldo de cultivo para reacciones desmedidas y violentas, y es por eso que lo menciono, no porque pretenda meter cuestiones políticas en este foro (lo aclaro antes de que alguien salte).
Entonces se termina cayendo en una hipocresía y una falsa moralina como la que hoy vemos en periodistas, comunicadores y políticos que hablan del tema con cara de compungidos y como si fuera un fenómeno en el que ellos no tienen nada que ver y frente al cual no tienen responsabilidad alguna. Entonces por un lado se criminaliza la pobreza o, en este caso el futbol, metiendo a todos en la misma bolsa y cayendo en generalizaciones tan injustas como mentirosas, llevando indirectamente a la estigmatización mediante frases que se afirman como verdades absolutas: “los negros son vagos y violentos y hay que matarlos a todos”; “los que hacen paro son parásitos que no quieren laburar”; “los que van a las marchas son todos pagos”, “los que van a la cancha son violentos”; “en el mundo del futbol todos son unos mafiosos”; “la sociedad toda está enferma”. Estas frases que se instalan en la opinión pública, que se difunden y multiplican desde los medios, que se fomentan y se reproducen desde el Estado y sus ocupantes de turno, simplifican cuestiones muy complejas, profundizan la discriminación, el prejuicio y la misma violencia que supuestamente dicen estar condenando, pero lo peor de todo es que muchas veces, quien las dice o las repite, lo hace colocándose en un lugar totalmente ajeno a la situación, es decir poniéndose fuera de ella, como si no perteneciera al colectivo en el que se produce. Es como cuando se dice “este país es una mierda”, y no se repara en el hecho de que el que lo asegura, es parte de esa mierda, es nacido en esa mierda también.
En esta lógica perversa todo se plantea en términos de confrontación, de bandos antagónicos. Los de mi bando tenemos la razón, decimos la verdad, somos buenos, civilizados, pacíficos, libertarios; los del otro bando están equivocados, son burros, mienten, son violentos, negros, ignorantes, etc.
Sé que parece que me voy por las ramas, pero es que creo que lo que pasó el sábado se inscribe en un contexto mucho más amplio y complejo en el que se dán vínculos con otros temas no menores como la ausencia de políticas de Estado, la distorsión de la realidad que hacen los medios, la profundización de las divisiones, la discriminación, la retórica violenta de quienes nos gobiernan, la violencia institucional y simbólica, la doble moral de mucha gente que por un lado condena y por el otro reproduce las mismas conductas que critica, etc.
Yo no creo que la sociedad entera esté enferma. Creo que se dán una serie de causas que confluyen para generar situaciones y ámbitos violentos y respecto a las cuales tienen directa responsabilidad el Estado, la Justicia y el poder mediático. Frente a ésto mucha gente tiene un juicio crítico y no fomenta ni reproduce las conductas violentas que buscan naturalizarse, pero hay otro sector que, por acción o por omisión, termina siendo funcional a esa lógica y/o la reproduce mediante sus dichos y sus actitudes. Que hay hechos gravísimos, los hay; que hay hechos que denotan la existencia de patologías sociales que es preciso atender de inmediato, también los hay, pero ello no implica generalizar ni meter a todos en la misma bolsa.
La muerte de Emanuel sucedió en una cancha de futbol y en un partido de Belgrano. Esto es un dato objetivo y nadie lo niega. Pero es una muerte que evidencia un nivel de violencia que para nada se reduce el mundo del futbol.
Como hinchas no creo que ninguno de nosotros la justifique, la minimice o le reste importancia. Todos estamos consternados, profundamente dolidos, tremendamente avergonzados porque hoy nuestro club es noticia en todo el mundo no por las muchas cosas buenas que tiene, sino por una tragedia bochornosa, y porque lamentablemente todos los hinchas quedamos manchados por la conducta deleznable de un grupo que actuó cobarde y cruelmente de manera contraria a lo que ha sido históricamente la esencia y la identidad del pueblo pirata.
Y al mismo tiempo existe la preocupación por lo que viene, por la posible sanción que pueda sufrir Belgrano, y que es tan legítima y entendible, como lo son el dolor y la vergüenza que el asesinato de Emanuel nos produce. Una cosa quita no quita la otra, ni implica invisibilizarla o quitarle importancia. Y frente a estas dos caras de una misma circunstancia, salen a la superficie las peores miserias de muchos, principalmente comunicadores y políticos, que buscan sacar rédito de esta tragedia, que hoy vociferan frente a lo que tantas veces callaron ( como es el caso de Mario Pereyra), que hoy se rasgan las vestiduras y opinan con liviandad ensayando conclusiones que carecen de profundidad, que hoy generalizan y criminalizan metiendo en la misma bolsa a todos los hinchas o buscando a nuestro club como chivo expiatorio, que hoy claman sanciones que tantas veces ni siquiera pidieron tibiamente. Entonces, al dolor y la vergüenza que ya sentimos, se suman la indignación, la impotencia frente a lo injusto, el asco ante tanta mentira y tanta hipocresía.
Que quienes incurren en esas acciones enfermas plagadas de oportunismo y doble moral se hagan cargo de sus miserias, del mismo modo que deben hacerse cargo los que contribuyeron directa o indirectamente a la muerte de Emanuel con sus golpes, con sus empujones o con su indiferencia.
El resto, la mayoría de la parcialidad de Belgrano que somos gente de bien que nada tuvimos que ver, no debemos hacernos cargo de lo que no nos corresponde y en todo caso sí nos debemos una reflexión profunda sobre qué rol tiene cada uno de nosotros y qué podemos hacer para empezar a cambiar esta historia y evitar más muertes injustas.
PirataD
Socio
 
Mensajes: 387
Registrado: Sab Feb 09, 2013 11:18 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor curruncho2000 » Mié Abr 19, 2017 5:21 pm

PirataD escribió:Podría decir muchas cosas sobre el lamentable suceso que ocurrió en el Kempes el sábado. El tema en sí es de una complejidad tal que ameritaría ser analizado desde una multiplicidad de aristas, y es claro que la opinión que uno pueda vertir en el foro no alcanzaría a abarcarlas a todas. Trataré de plantear algunas.
Primeramente creo que hay que separar dos cosas. Una fue la tragedia que implica la pérdida de una vida humana, con la connotación de dolor, vacío y desgarro emocional que toda muerte tiene, y que en este caso es aún mayor porque es el segundo hijo que estos padres pierden en poco tiempo. Lo otro, es la consecuencia que se desprende de este hecho para el club, con todo lo que una posible sanción podría traer aparejado para Belgrano.
Lo primero, es decir, la muerte de Emanuel es un hecho que se origina en una causa extrafutbolística y que tiene que ver con el proceso penal que Gómez tenía abierto por su responsabilidad en la muerte del hermano de la víctima. No es una muerte que se origina en una puja interna de la barra o en la lucha entre barras.
Ahora bien, hay algo que es cierto y no puede pasarse por alto. A partir de la acusación, tal falaz como cobarde, de que Emanuel era hincha de Talleres, se desencadena una reacción en masa de gente que se suma con golpes y empujones para castigar a una persona por el sólo hecho de ser supuestamente hincha del club rival. Esto es grave porque la reacción no viene de parte de barrabravas o de delincuentes, sino de personas aparentemente normales que estaban viendo un partido de fútbol: las causas, las respuestas a por qué se dán estas reacciones enardecidas en personas que en teoría no tienen una naturaleza violenta ni pertenecen al mundo delictivo, creo que deben darla los sociólogos y psicólogos a través de un estudio profundo de lo que está pasando a nivel humano y social.
En este aspecto me permito disentir con cosas que leído acá y que he escuchado en los medios. No creo que todos seamos responsables por lo que pasó el sábado, no creo que 57.000 o decenas de miles de personas hayan sido cómplices de este asesinato o festejado en su momento la golpiza, no creo que esté mal preocuparse por lo que pueda pasarle a Belgrano (esta preocupación no implica de ningún modo banalizar o quitarle importancia a la muerte de un ser humano), no creo que estemos enfermos como sociedad ni mucho menos creo que este gravísimo incidente pueda ser atribuído a la violencia del futbol exclusivamente.
Los responsables de esta muerte fueron los que la instigaron y los que con sus golpes y empujones contribuyeron al desenlace fatal, formando parte de lo que en derecho penal se conoce como “relación de causalidad”, es decir el vínculo entre la acción y el resultado. Las personas que vieron lo que pasaba y no hicieron nada, sería muy apresurado considerarlas cómplices o achacarles su inacción, porque no hay que pasar por alto que la violencia está tan naturalizada en todos los ámbitos que cuando se produce, y más aún cuando se produce de modo tan rápido e intempestivo, resulta difícil determinar qué es lo que está pasando exactamente, reaccionar como las circunstancias lo ameritan o distinguir si estamos frente a una pelea entre personas violentas o entre delincuentes, si se trata de un robo que desencadena una reacción agresiva, si es un linchamiento, etc. El tumulto, la confusión, la velocidad de los hechos, se combinan para dificultar el discernimiento y la acción posterior frente a lo que sucede.
Con ésto no pretendo eximir de responsabilidad a nadie sino simplemente intento ponerme en el lugar de los que estuvieron en esa tribuna y no hicieron nada.
Ésta situación drámatica, triste y condenable que se vivió no se reduce solamente a lo que sucede en el mundo del futbol, sino que es una muestra más de la violencia que está instalada y que directa o indirectamente es fomentada, exacerbada, permitida por acción o por omisión, o no condenada sostenidamente por nuestros gobernantes y por un importante sector de la prensa.
Los mismos periodistas que ahora se golpean el pecho y ponen cara de circunstancia han tenido reacciones mucho menos vehementes o sanguíneas frente a otras muertes que son igualmente dolorosas. Tampoco dijeron nada cuando en uno de los cacerolazos hace algunos años bastó que uno gritara acusando que uno de los asistentes era militante de La Cámpora, para que una horda enardecida lo golpeara salvajemente produciéndole a la víctima (que en realidad era militante del Pro) múltiples lesiones: Acaso hay diferencia, más allá de que los resultados no fueron los mismos, entre la golpiza a Emanuel en la tribuna del Kempes y la dada aquélla vez al supuesto militante camporista? Claramente no hay diferencia, y estamos hablando de contextos y probablemente hasta de clases sociales diferentes. Hechos como el que ejemplifico, también buscaron minimizarse mediáticamente en su momento categorizándolos como reacciones normales que se justificaban por el supuesto autoritarismo del gobierno de turno. Menos aún salen muchos periodistas a condenar la desmedida reacción de la policía que en diversas protestas ha reprimido con salvajismo produciendo lesionados e incluso muertos que son invisibilizados con un silencio cómplice que resulta asqueante.
La violencia es violencia, sea física, moral, simbólica, verbal, institucional o social, y siempre debe ser condenable. La violencia que genera muertes es tan grave y repudiable como la que no las genera, y para nada ésto autoriza a minimizarla sólo en función de las consecuencias menos gravosas. Por tal motivo, creo que los ejemplos que pongo son absolutamente válidos.
Igualmente ocurre con el tema de la famosa grieta, tan relacionado a la división y a la violencia que muchas veces genera. Los periodistas que se quejan de la grieta son los mismos que día tras día la profundizan con un mensaje cargado de odio y muchas veces plagado de mentiras y tergiversaciones de la realidad. Lo mismo pasa con los gobernantes que por un lado nos piden que nos unamos y por el otro, y sin ponerse colorados exacerban el odio de clase considerando vagos, violentos y desestabilizadores a todos los que reclaman o critican algo, y a los que los apoyan los consideran republicanos que defienden la democracia y la libertad. Estos dichos y estas actitudes también generan división, rencores y resentimientos que actúan como caldo de cultivo para reacciones desmedidas y violentas, y es por eso que lo menciono, no porque pretenda meter cuestiones políticas en este foro (lo aclaro antes de que alguien salte).
Entonces se termina cayendo en una hipocresía y una falsa moralina como la que hoy vemos en periodistas, comunicadores y políticos que hablan del tema con cara de compungidos y como si fuera un fenómeno en el que ellos no tienen nada que ver y frente al cual no tienen responsabilidad alguna. Entonces por un lado se criminaliza la pobreza o, en este caso el futbol, metiendo a todos en la misma bolsa y cayendo en generalizaciones tan injustas como mentirosas, llevando indirectamente a la estigmatización mediante frases que se afirman como verdades absolutas: “los negros son vagos y violentos y hay que matarlos a todos”; “los que hacen paro son parásitos que no quieren laburar”; “los que van a las marchas son todos pagos”, “los que van a la cancha son violentos”; “en el mundo del futbol todos son unos mafiosos”; “la sociedad toda está enferma”. Estas frases que se instalan en la opinión pública, que se difunden y multiplican desde los medios, que se fomentan y se reproducen desde el Estado y sus ocupantes de turno, simplifican cuestiones muy complejas, profundizan la discriminación, el prejuicio y la misma violencia que supuestamente dicen estar condenando, pero lo peor de todo es que muchas veces, quien las dice o las repite, lo hace colocándose en un lugar totalmente ajeno a la situación, es decir poniéndose fuera de ella, como si no perteneciera al colectivo en el que se produce. Es como cuando se dice “este país es una mierda”, y no se repara en el hecho de que el que lo asegura, es parte de esa mierda, es nacido en esa mierda también.
En esta lógica perversa todo se plantea en términos de confrontación, de bandos antagónicos. Los de mi bando tenemos la razón, decimos la verdad, somos buenos, civilizados, pacíficos, libertarios; los del otro bando están equivocados, son burros, mienten, son violentos, negros, ignorantes, etc.
Sé que parece que me voy por las ramas, pero es que creo que lo que pasó el sábado se inscribe en un contexto mucho más amplio y complejo en el que se dán vínculos con otros temas no menores como la ausencia de políticas de Estado, la distorsión de la realidad que hacen los medios, la profundización de las divisiones, la discriminación, la retórica violenta de quienes nos gobiernan, la violencia institucional y simbólica, la doble moral de mucha gente que por un lado condena y por el otro reproduce las mismas conductas que critica, etc.
Yo no creo que la sociedad entera esté enferma. Creo que se dán una serie de causas que confluyen para generar situaciones y ámbitos violentos y respecto a las cuales tienen directa responsabilidad el Estado, la Justicia y el poder mediático. Frente a ésto mucha gente tiene un juicio crítico y no fomenta ni reproduce las conductas violentas que buscan naturalizarse, pero hay otro sector que, por acción o por omisión, termina siendo funcional a esa lógica y/o la reproduce mediante sus dichos y sus actitudes. Que hay hechos gravísimos, los hay; que hay hechos que denotan la existencia de patologías sociales que es preciso atender de inmediato, también los hay, pero ello no implica generalizar ni meter a todos en la misma bolsa.
La muerte de Emanuel sucedió en una cancha de futbol y en un partido de Belgrano. Esto es un dato objetivo y nadie lo niega. Pero es una muerte que evidencia un nivel de violencia que para nada se reduce el mundo del futbol.
Como hinchas no creo que ninguno de nosotros la justifique, la minimice o le reste importancia. Todos estamos consternados, profundamente dolidos, tremendamente avergonzados porque hoy nuestro club es noticia en todo el mundo no por las muchas cosas buenas que tiene, sino por una tragedia bochornosa, y porque lamentablemente todos los hinchas quedamos manchados por la conducta deleznable de un grupo que actuó cobarde y cruelmente de manera contraria a lo que ha sido históricamente la esencia y la identidad del pueblo pirata.
Y al mismo tiempo existe la preocupación por lo que viene, por la posible sanción que pueda sufrir Belgrano, y que es tan legítima y entendible, como lo son el dolor y la vergüenza que el asesinato de Emanuel nos produce. Una cosa quita no quita la otra, ni implica invisibilizarla o quitarle importancia. Y frente a estas dos caras de una misma circunstancia, salen a la superficie las peores miserias de muchos, principalmente comunicadores y políticos, que buscan sacar rédito de esta tragedia, que hoy vociferan frente a lo que tantas veces callaron ( como es el caso de Mario Pereyra), que hoy se rasgan las vestiduras y opinan con liviandad ensayando conclusiones que carecen de profundidad, que hoy generalizan y criminalizan metiendo en la misma bolsa a todos los hinchas o buscando a nuestro club como chivo expiatorio, que hoy claman sanciones que tantas veces ni siquiera pidieron tibiamente. Entonces, al dolor y la vergüenza que ya sentimos, se suman la indignación, la impotencia frente a lo injusto, el asco ante tanta mentira y tanta hipocresía.
Que quienes incurren en esas acciones enfermas plagadas de oportunismo y doble moral se hagan cargo de sus miserias, del mismo modo que deben hacerse cargo los que contribuyeron directa o indirectamente a la muerte de Emanuel con sus golpes, con sus empujones o con su indiferencia.
El resto, la mayoría de la parcialidad de Belgrano que somos gente de bien que nada tuvimos que ver, no debemos hacernos cargo de lo que no nos corresponde y en todo caso sí nos debemos una reflexión profunda sobre qué rol tiene cada uno de nosotros y qué podemos hacer para empezar a cambiar esta historia y evitar más muertes injustas.

Adscribo, suscribo y aplaudo. En todo de acuerdo. Saludos
curruncho2000
Amigo
 
Mensajes: 80
Registrado: Lun Feb 28, 2011 9:00 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor xergio » Mié Abr 19, 2017 5:43 pm

Todos somos responsables...porque nadie se banca una carga futbolística
Todos somos responsable porque nos interesa más un refuerzo en dólares que reformar el estatuto
Todos somos responsables porque nos duele más la sanción,porque nos saca la "salida a la cancha", que cualquier otra cosa
Todos somos responsables porque un campeonato ganado tapa y cortina todo
Todos somos responsable porque prevalece ir a la cancha y no a las asambleas
Todos somos responsables porque a los jugadores no podes hacerles ninguna objeción con requisitoria personal
Todos somos responsables porque esto ya es un "aguantadero" y no un espacio de contención familiar
Todos somos responsables porque nadie se deja requisar ni cumple con sugerencias de seguridad
La institución debe valerse únicamente de socios activos al dia...todo lo demás es SUBVERSIVO al origen fundacional y estatutario
xergio
Amigo
 
Mensajes: 282
Registrado: Mié Nov 23, 2016 11:11 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor Chama » Mié Abr 19, 2017 6:50 pm

Coincido 100x100 con PirataD
Avatar de Usuario
Chama
Socio
 
Mensajes: 373
Registrado: Sab Ago 28, 2004 9:00 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor Piripichi » Mié Abr 19, 2017 6:57 pm

curruncho2000 escribió:
PirataD escribió:

Adscribo, suscribo y aplaudo. En todo de acuerdo. Saludos

También estoy en todo y muy de acuerdo.
Pero agrego: Hoy no soy el mismo tipo que era antes del sábado.
Vamos Belgrano!!
Piripichi
Vitalicio
 
Mensajes: 1237
Registrado: Mié Jun 15, 2011 8:19 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor curruncho2000 » Mié Abr 19, 2017 7:25 pm

xergio escribió:Todos somos responsables...porque nadie se banca una carga futbolística
Todos somos responsable porque nos interesa más un refuerzo en dólares que reformar el estatuto
Todos somos responsables porque nos duele más la sanción,porque nos saca la "salida a la cancha", que cualquier otra cosa
Todos somos responsables porque un campeonato ganado tapa y cortina todo
Todos somos responsable porque prevalece ir a la cancha y no a las asambleas
Todos somos responsables porque a los jugadores no podes hacerles ninguna objeción con requisitoria personal
Todos somos responsables porque esto ya es un "aguantadero" y no un espacio de contención familiar
Todos somos responsables porque nadie se deja requisar ni cumple con sugerencias de seguridad
La institución debe valerse únicamente de socios activos al dia...todo lo demás es SUBVERSIVO al origen fundacional y estatutario

Perdón amigo, pero no comparto. Yo cargo y soy cargado desde hace muchísimos años. Yo privilegio la salud institucional y financiera del club. De hecho, estuve y estoy de acuerdo con la política de la actual gestión: se trae de acuerdo a lo que entra. Y eso me ha traído muchas discusiones con otros piratas. Yo no quiero que lo sancionen a Belgrano, porque desde mi punto de vista no corresponde. Y esto no significa que lo sucedido el sábado no me haya afectado. De hecho volvimos muy afectados con mis hijas. La que tiene que actuar es la justicia, y hasta aquí, lo está haciendo. Cuándo decís aguantadero, a qué te referís?. A la barra?. Cuándo no estuvo la barra?. Es un problema político, amigo. Excede al fútbol, a Belgrano, y ni que hablar de Córdoba. A mi si me requisan, a mi y a cada uno que entra al lado mío. Este Gómez, tenía antecedentes. Entonces que pasó?. Le pidieron el documento?. Hicieron caso omiso de los antecedentes?. Eso es responsabilidad del operativo. Qué hacemos?. La "Gran Redondos"?. Contratamos seguridad privada?. En el estatuto dice que sólo podrán ingresar los socios?. Dónde?. No entiendo el calificativo de SUBVERSIVO.
Y por último, insisto...colectivizar la culpa, es licuarla. No, master, los culpables son fácilmente individualizables.
Saludos
curruncho2000
Amigo
 
Mensajes: 80
Registrado: Lun Feb 28, 2011 9:00 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor Dino » Mié Abr 19, 2017 8:14 pm

PirataD escribió:Podría decir muchas cosas sobre el lamentable suceso que ocurrió en el Kempes el sábado. El tema en sí es de una complejidad tal que ameritaría ser analizado desde una multiplicidad de aristas, y es claro que la opinión que uno pueda vertir en el foro no alcanzaría a abarcarlas a todas. Trataré de plantear algunas.
Primeramente creo que hay que separar dos cosas. Una fue la tragedia que implica la pérdida de una vida humana, con la connotación de dolor, vacío y desgarro emocional que toda muerte tiene, y que en este caso es aún mayor porque es el segundo hijo que estos padres pierden en poco tiempo. Lo otro, es la consecuencia que se desprende de este hecho para el club, con todo lo que una posible sanción podría traer aparejado para Belgrano.
Lo primero, es decir, la muerte de Emanuel es un hecho que se origina en una causa extrafutbolística y que tiene que ver con el proceso penal que Gómez tenía abierto por su responsabilidad en la muerte del hermano de la víctima. No es una muerte que se origina en una puja interna de la barra o en la lucha entre barras.
Ahora bien, hay algo que es cierto y no puede pasarse por alto. A partir de la acusación, tal falaz como cobarde, de que Emanuel era hincha de Talleres, se desencadena una reacción en masa de gente que se suma con golpes y empujones para castigar a una persona por el sólo hecho de ser supuestamente hincha del club rival. Esto es grave porque la reacción no viene de parte de barrabravas o de delincuentes, sino de personas aparentemente normales que estaban viendo un partido de fútbol: las causas, las respuestas a por qué se dán estas reacciones enardecidas en personas que en teoría no tienen una naturaleza violenta ni pertenecen al mundo delictivo, creo que deben darla los sociólogos y psicólogos a través de un estudio profundo de lo que está pasando a nivel humano y social.
En este aspecto me permito disentir con cosas que leído acá y que he escuchado en los medios. No creo que todos seamos responsables por lo que pasó el sábado, no creo que 57.000 o decenas de miles de personas hayan sido cómplices de este asesinato o festejado en su momento la golpiza, no creo que esté mal preocuparse por lo que pueda pasarle a Belgrano (esta preocupación no implica de ningún modo banalizar o quitarle importancia a la muerte de un ser humano), no creo que estemos enfermos como sociedad ni mucho menos creo que este gravísimo incidente pueda ser atribuído a la violencia del futbol exclusivamente.
Los responsables de esta muerte fueron los que la instigaron y los que con sus golpes y empujones contribuyeron al desenlace fatal, formando parte de lo que en derecho penal se conoce como “relación de causalidad”, es decir el vínculo entre la acción y el resultado. Las personas que vieron lo que pasaba y no hicieron nada, sería muy apresurado considerarlas cómplices o achacarles su inacción, porque no hay que pasar por alto que la violencia está tan naturalizada en todos los ámbitos que cuando se produce, y más aún cuando se produce de modo tan rápido e intempestivo, resulta difícil determinar qué es lo que está pasando exactamente, reaccionar como las circunstancias lo ameritan o distinguir si estamos frente a una pelea entre personas violentas o entre delincuentes, si se trata de un robo que desencadena una reacción agresiva, si es un linchamiento, etc. El tumulto, la confusión, la velocidad de los hechos, se combinan para dificultar el discernimiento y la acción posterior frente a lo que sucede.
Con ésto no pretendo eximir de responsabilidad a nadie sino simplemente intento ponerme en el lugar de los que estuvieron en esa tribuna y no hicieron nada.
Ésta situación drámatica, triste y condenable que se vivió no se reduce solamente a lo que sucede en el mundo del futbol, sino que es una muestra más de la violencia que está instalada y que directa o indirectamente es fomentada, exacerbada, permitida por acción o por omisión, o no condenada sostenidamente por nuestros gobernantes y por un importante sector de la prensa.
Los mismos periodistas que ahora se golpean el pecho y ponen cara de circunstancia han tenido reacciones mucho menos vehementes o sanguíneas frente a otras muertes que son igualmente dolorosas. Tampoco dijeron nada cuando en uno de los cacerolazos hace algunos años bastó que uno gritara acusando que uno de los asistentes era militante de La Cámpora, para que una horda enardecida lo golpeara salvajemente produciéndole a la víctima (que en realidad era militante del Pro) múltiples lesiones: Acaso hay diferencia, más allá de que los resultados no fueron los mismos, entre la golpiza a Emanuel en la tribuna del Kempes y la dada aquélla vez al supuesto militante camporista? Claramente no hay diferencia, y estamos hablando de contextos y probablemente hasta de clases sociales diferentes. Hechos como el que ejemplifico, también buscaron minimizarse mediáticamente en su momento categorizándolos como reacciones normales que se justificaban por el supuesto autoritarismo del gobierno de turno. Menos aún salen muchos periodistas a condenar la desmedida reacción de la policía que en diversas protestas ha reprimido con salvajismo produciendo lesionados e incluso muertos que son invisibilizados con un silencio cómplice que resulta asqueante.
La violencia es violencia, sea física, moral, simbólica, verbal, institucional o social, y siempre debe ser condenable. La violencia que genera muertes es tan grave y repudiable como la que no las genera, y para nada ésto autoriza a minimizarla sólo en función de las consecuencias menos gravosas. Por tal motivo, creo que los ejemplos que pongo son absolutamente válidos.
Igualmente ocurre con el tema de la famosa grieta, tan relacionado a la división y a la violencia que muchas veces genera. Los periodistas que se quejan de la grieta son los mismos que día tras día la profundizan con un mensaje cargado de odio y muchas veces plagado de mentiras y tergiversaciones de la realidad. Lo mismo pasa con los gobernantes que por un lado nos piden que nos unamos y por el otro, y sin ponerse colorados exacerban el odio de clase considerando vagos, violentos y desestabilizadores a todos los que reclaman o critican algo, y a los que los apoyan los consideran republicanos que defienden la democracia y la libertad. Estos dichos y estas actitudes también generan división, rencores y resentimientos que actúan como caldo de cultivo para reacciones desmedidas y violentas, y es por eso que lo menciono, no porque pretenda meter cuestiones políticas en este foro (lo aclaro antes de que alguien salte).
Entonces se termina cayendo en una hipocresía y una falsa moralina como la que hoy vemos en periodistas, comunicadores y políticos que hablan del tema con cara de compungidos y como si fuera un fenómeno en el que ellos no tienen nada que ver y frente al cual no tienen responsabilidad alguna. Entonces por un lado se criminaliza la pobreza o, en este caso el futbol, metiendo a todos en la misma bolsa y cayendo en generalizaciones tan injustas como mentirosas, llevando indirectamente a la estigmatización mediante frases que se afirman como verdades absolutas: “los negros son vagos y violentos y hay que matarlos a todos”; “los que hacen paro son parásitos que no quieren laburar”; “los que van a las marchas son todos pagos”, “los que van a la cancha son violentos”; “en el mundo del futbol todos son unos mafiosos”; “la sociedad toda está enferma”. Estas frases que se instalan en la opinión pública, que se difunden y multiplican desde los medios, que se fomentan y se reproducen desde el Estado y sus ocupantes de turno, simplifican cuestiones muy complejas, profundizan la discriminación, el prejuicio y la misma violencia que supuestamente dicen estar condenando, pero lo peor de todo es que muchas veces, quien las dice o las repite, lo hace colocándose en un lugar totalmente ajeno a la situación, es decir poniéndose fuera de ella, como si no perteneciera al colectivo en el que se produce. Es como cuando se dice “este país es una mierda”, y no se repara en el hecho de que el que lo asegura, es parte de esa mierda, es nacido en esa mierda también.
En esta lógica perversa todo se plantea en términos de confrontación, de bandos antagónicos. Los de mi bando tenemos la razón, decimos la verdad, somos buenos, civilizados, pacíficos, libertarios; los del otro bando están equivocados, son burros, mienten, son violentos, negros, ignorantes, etc.
Sé que parece que me voy por las ramas, pero es que creo que lo que pasó el sábado se inscribe en un contexto mucho más amplio y complejo en el que se dán vínculos con otros temas no menores como la ausencia de políticas de Estado, la distorsión de la realidad que hacen los medios, la profundización de las divisiones, la discriminación, la retórica violenta de quienes nos gobiernan, la violencia institucional y simbólica, la doble moral de mucha gente que por un lado condena y por el otro reproduce las mismas conductas que critica, etc.
Yo no creo que la sociedad entera esté enferma. Creo que se dán una serie de causas que confluyen para generar situaciones y ámbitos violentos y respecto a las cuales tienen directa responsabilidad el Estado, la Justicia y el poder mediático. Frente a ésto mucha gente tiene un juicio crítico y no fomenta ni reproduce las conductas violentas que buscan naturalizarse, pero hay otro sector que, por acción o por omisión, termina siendo funcional a esa lógica y/o la reproduce mediante sus dichos y sus actitudes. Que hay hechos gravísimos, los hay; que hay hechos que denotan la existencia de patologías sociales que es preciso atender de inmediato, también los hay, pero ello no implica generalizar ni meter a todos en la misma bolsa.
La muerte de Emanuel sucedió en una cancha de futbol y en un partido de Belgrano. Esto es un dato objetivo y nadie lo niega. Pero es una muerte que evidencia un nivel de violencia que para nada se reduce el mundo del futbol.
Como hinchas no creo que ninguno de nosotros la justifique, la minimice o le reste importancia. Todos estamos consternados, profundamente dolidos, tremendamente avergonzados porque hoy nuestro club es noticia en todo el mundo no por las muchas cosas buenas que tiene, sino por una tragedia bochornosa, y porque lamentablemente todos los hinchas quedamos manchados por la conducta deleznable de un grupo que actuó cobarde y cruelmente de manera contraria a lo que ha sido históricamente la esencia y la identidad del pueblo pirata.
Y al mismo tiempo existe la preocupación por lo que viene, por la posible sanción que pueda sufrir Belgrano, y que es tan legítima y entendible, como lo son el dolor y la vergüenza que el asesinato de Emanuel nos produce. Una cosa quita no quita la otra, ni implica invisibilizarla o quitarle importancia. Y frente a estas dos caras de una misma circunstancia, salen a la superficie las peores miserias de muchos, principalmente comunicadores y políticos, que buscan sacar rédito de esta tragedia, que hoy vociferan frente a lo que tantas veces callaron ( como es el caso de Mario Pereyra), que hoy se rasgan las vestiduras y opinan con liviandad ensayando conclusiones que carecen de profundidad, que hoy generalizan y criminalizan metiendo en la misma bolsa a todos los hinchas o buscando a nuestro club como chivo expiatorio, que hoy claman sanciones que tantas veces ni siquiera pidieron tibiamente. Entonces, al dolor y la vergüenza que ya sentimos, se suman la indignación, la impotencia frente a lo injusto, el asco ante tanta mentira y tanta hipocresía.
Que quienes incurren en esas acciones enfermas plagadas de oportunismo y doble moral se hagan cargo de sus miserias, del mismo modo que deben hacerse cargo los que contribuyeron directa o indirectamente a la muerte de Emanuel con sus golpes, con sus empujones o con su indiferencia.
El resto, la mayoría de la parcialidad de Belgrano que somos gente de bien que nada tuvimos que ver, no debemos hacernos cargo de lo que no nos corresponde y en todo caso sí nos debemos una reflexión profunda sobre qué rol tiene cada uno de nosotros y qué podemos hacer para empezar a cambiar esta historia y evitar más muertes injustas.


Espectacular PirataD. Gracias por poner en palabras lo que estaba pensando.
Avatar de Usuario
Dino
Socio
 
Mensajes: 424
Registrado: Lun Nov 28, 2005 9:00 pm

Re: Que sentido tiene??

Notapor xergio » Mié Abr 19, 2017 8:46 pm

Si es un problema político es porque también nos involucra a todos porque cada institución esta compuesta por todos nosotros y nosotros elegimos estas autoridades
La organización no la hace policía sino el club y debe responder no solo con el seguro contratado sino responder a un reglamento de AFA. No se trata de que no nos guste sino de que se aplique lo reglamentado. El participar en el torneo de AFA es aceptar las condiciones
La Justicia no hace prevencion y cuando pasa un hecho hay un margen previsto: el principio de inocencia hasta que se demuestre lo contrario
Hay 6 detenidos...ninguno de entrego!...Hay algunos mas, saben.
Ninguno de los involucrados se presento haciéndose cargo ni siquiera para deslindar el agravante del mismo hecho para obtener una responsabilidad minima
El aguantadero es en referencia a que en todo lugar publico aplican su derecho de admisión!
Si Gomez tenía antecedentes no solo es responsable el operativo sino también un estatuto que pudo haber sido reformulado y no afiliar a esa gente ni venderle entradas a través de ningún socio
No creo que te guste compartir el sector de tribunas con determinada gente, alguna vez te deberías haber retirado
El ser hincha de Belgrano no releva ninguna prueba de nada ni otorga ninguna Inmunidad para con el Estatuto o Código Civil
Última edición por xergio el Mié Abr 19, 2017 8:54 pm, editado 1 vez en total
xergio
Amigo
 
Mensajes: 282
Registrado: Mié Nov 23, 2016 11:11 am

Re: Que sentido tiene??

Notapor KING » Mié Abr 19, 2017 8:51 pm

XERGIO... "me cuesta" entenderte...

PERO COMPARTO ALGUNAS COSAS "TUYAS"...

Si no hacemos algo para cambiar
si no aportamos nuestro granito de arena
"Somos cómplices o responsables"
POR NO HACER NADA PARA QUE ALGO CAMBIE


COPIO y PEGO

:arrow: Un vídeo muestra el trato indigno dado al hincha de Belgrano tras ser arrojado desde las gradas

:arrow: Video muestra robo de zapatillas a hincha de Belgrano que murió arrojado desde las gradas

http://diariocorreo.pe/mundo/video-mues ... as-744619/

http://iusport.com/not/35051/un-video-m ... as-gradas/

VIDEOS...

https://www.youtube.com/watch?v=RM20tENYWVc

https://www.youtube.com/watch?v=y7dNlbkzy7Y

Miren los videos... miren las fotos
Y SI ALGUNO CONOCE A "ALGUNO"...
Avise... NO SEAMOS "CÓMPLICES"...
En Jefatura esperan más datos...
LA "CACERÍA YA EMPEZÓ"


JUSTICIA...
Justicia...
A lo Belgrano
Estuvimos Quebrados… Pero Nunca Arrodillados..
SI TE ASOCIAS: Seguiremos de Pie... siempre de pie...
Volvimos al Gigante... ladran Pancho: "señal que regresamos"
Avatar de Usuario
KING
Vitalicio
 
Mensajes: 3877
Registrado: Mié Dic 02, 2015 12:48 pm

AnteriorSiguiente

Volver a General

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado