Loguearse | Registrarse
Belgrano y su Historia


Un 19 de marzo de 1905, los hermanos Lascano, Oviedo Bustos, Bazán, Alfonso, José Piñeiro, el Gral. Ponce de León y Arturo Orgaz junto con tres de sus familiares, fundan oficialmente el Club Atlético Belgrano en honor al General Manuel Belgrano, prócer nacional y creador de nuestra bandera. Esta era una institución que se venía formando desde 1903 pero que se oficializó dos años después bajo la sombra de un algarrobo en pleno Barrio Alberdi. Quizás sin saberlo, este grupo de jóvenes deportistas sentaba las bases de lo que sería el primer gran protagonista del fútbol cordobés, una entidad que empezó a aglutinar la mayoría de la afición cordobesa apasionada a este deporte.


El principio de todo: 1905/1933


Al poco tiempo de su fundación, luego de disputar varios amistosos frente a clubes cercanos, Belgrano juega el, probablemente, partido mas importante de su historia. Desde el barrio de Nueva Córdoba llega la noticia de que hay un club con el mismo nombre. Si bien no existían reglamentaciones al respecto, se decidió solucionar el pleito de la mejor manera posible, disputando un partido entre ambos. Ganó el Belgrano de Alberdi por dos a uno quedándose con la primera final de su historia.


Hacia 1913, Belgrano se convierte en miembro fundador de la Nueva Federación Cordobesa de Fútbol, entidad predecesora a la Liga Cordobesa. Un año mas tarde, juega ante Talleres el primero de los casi 400 clásicos entre ambos clubes. Un 17 de mayo, se encuentran ambas instituciones en un cotejo amistoso. A los 15 minutos de empezado el partido, José Lascano, a la postre el primer jugador cordobés en integrar un seleccionado nacional de fútbol, le marca un gol a los de Barrio Jardín lo que genera protestas entre los “albiazules” y su posterior retirada, plantando la semilla de una de las rivalidades mas importantes del fútbol argentino. Un par de meses mas adelante, Belgrano le ganaría por ocho tantos contra uno a Talleres, generando el resultado mas abultado que dio alguna vez este enfrentamiento.


Con el correr de los años, la institución fue ganando prestigio y renombre entre la gente. Amistosos frente a River Plate, Rosario Central, la Selección Argentina y demás torneos amateurs ganados le permiten empezar a hacerse un lugar entre los más reconocidos clubes de la ciudad, en medio de idas y vueltas que llevaron a que en 1933, se profesionalizara la Liga Cordobesa de Fútbol.


La era del profesionalismo cordobés: 1933/1968


En 1933, siguiendo la “ola de profesionalización” proveniente de Buenos Aires y Rosario, se oficializa la Liga Cordobesa, resultando Belgrano el primer campeón del torneo, y por ende, el primer campeón profesional. La década del ´30 fue casi por completo los de Alberdi. La supremacía del “celeste” se verifica en la cantidad de torneos logrados en dicho período. Entre 1933 y 1937 ganaron todos los torneos que disputaron, a excepción del disputado en 1934, conquistado por Talleres.


En 1938, cuatro años después de ser el primer club cordobés en participar en torneo internacional, la Copa Becar Varela; Belgrano sale de gira por Bolivia, ganando tres de cuatro partidos y empatando el restante, consiguiendo marcar 18 goles y despertando admiración entre los habitantes del país vecino.


El prestigio crecía año a año, entre 1940 y 1957 Belgrano consigue 14 títulos oficiales en una época dorada para el fútbol de córdoba. Entre los años ´40 y ´50, el “celeste” muestra un juego ofensivo y vistoso de la mano del llamado “Quinteto de oro”: Carrizo, Coria, Peralta, Lucero y García. Para muchos, la mejor delantera que haya dado el fútbol cordobés.


La década del ´60 fue de las más pobres del club, hasta que la participación y clasificación por medio del Regional de 1968 lo llevaron a ser el primer club de la provincia en llegar a disputar un torneo principal de AFA, el Nacional del ´68.


Los Nacionales: 1968/1986


Luego de varias décadas de fútbol centrado solo en Buenos Aires y Rosario, la AFA dispuso crear un torneo federal que diera por año un campeón que cristalizara la participación de clubes provenientes del interior nacional. Tras ganar de forma invicta el Torneo Clasificación de la LCF, Belgrano participó del Nacional de 1968 gracias a que ganó el Regional clasificatorio dejando en el camino a Guaraní Antonio Franco y a Huracán de Corrientes. A pesar de tener una discreta primera participación, el primer representante cordobés en la elite del fútbol argentino dejó una excelente imagen en Buenos Aires, donde obtuvo un recordado empate ante el Racing de Juan José Pizzuti, una enorme victoria ante el San Lorenzo de “los matadores” y un tres a dos ante el Estudiantes de La Plata que luego sería campeón del mundo.


Su segunda participación fue en 1971, con aquel recordado equipo dirigido por Enrique García plagado de jugadores históricos para el club: Tocalli, Cuellar, Syeyyguil, “la pepona” Reinaldi, Cos, Heredia, por nombrar solo a algunos. Finalizó tercero en su zona peleando hasta el final por la clasificación.


A partir de 1972, la AFA decidió darle una plaza directa al campeón de la LCF, torneo que ganó el “celeste” accediendo a jugar el Nacional de ese mismo año, en el que terminó quinto en su grupo.


En 1973, quedó a solo dos puntos de los que terminaron clasificando (Atlanta y Rosario Central) mientras que le ganó la final del Oficial de LCF al renombrado Instituto de Kempes, Ardiles y Beltrán por uno a cero.


Un año después se actuación fue irregular, a pesar de contar con jugadores de jerarquía, solo se trajo consigo un par de actuaciones dignas de ser nombradas como el 6-1 a All Boys, el 4-1 a Banfield y un 2-0 a Estudiantes de La Plata. La cosa mejoró en 1975, pero un cuarto puesto en la Zona C no colmó las expectativas creadas por el equipo.


Luego del fracaso de 1976 en el que se quedó afuera del Nacional después de cinco participaciones seguidas, Sebastián Viberti se hizo cargo del “Equipo del ´77”, el conjunto que tuvo la mejor campaña en el Nacional para los “piratas”. Terminó segundo en su grupo pero problemas con el calendario hicieron que solo los primeros de cada Zona clasificaran a la semifinal. Un 3-0 a Unión en Alberdi fue el principio de lo que se daría en el resto de la campaña, Belgrano ganó todos los partidos jugados en el Gigante y sumó gran cantidad de puntos en condición de visitante. Sobre el final, una derrota ante el Argentinos Juniors de Maradona llevó a que el único clasificado sea Independiente, que días mas tarde llevó a cabo una de las mayores hazañas de nuestro fútbol, cuando frente a todo y todos, le arrebató la final del torneo a Talleres en La Boutique.


Luego de las frustradas eliminaciones en 1978 y 1979, se decidió hacer un escandaloso reducido para determinar el tercer cordobés que jugara el Nacional del ´80 (Talleres estaba clasificado por la tristemente famosa Resolución 1309 y Racing había sido el equipo que más puntos había sumado en la temporada). El torneo quedó al fin y al cabo anulado y Belgrano volvió a jugar un Nacional en 1981 sin tener una gran participación. El equipo reapareció en 1984, llegando a cuartos de final (quedando afuera con River pero ganándole por 2-0 en el Monumental), y en 1985 sin grandes alegrías; antes de que en 1986 la “cantera” del club le diera el primer título de AFA a un club cordobés, el Regional del ´86.


Entre reducidos y promociones. Las idas y vueltas: 1986/2010


Con la participación de 24 clubes del interior, el primer torneo oficial del interior ponía además de un título en juego, la posibilidad de una plaza a la Liguilla Pre-Libertadores (convirtiéndose en el único equipo cordobés en acceder a esa eliminatoria anterior a la Copa Libertadores); convirtiendo al Campeonato Regional en un torneo atractivo y competitivo. Luego de obtener el oficial de la ACF, Belgrano permaneció invicto durante los siguientes 36 encuentros lo que lo llevó a la obtención del campeonato de forma contundente, sumando 40 partidos oficiales sin conocer la derrota. Desde un 1-1 con Escuela Presidente Roca, hasta que el subcampeón nacional, Newell´s, lo derrotara en la nombrada Liguilla.


11 días después de traer la segunda Copa Mundial a la Argentina, Diego Armando Maradona, el mejor jugador del mundo, se sumó a las filas del “pirata”, aunque solo por 90 minutos en un amistoso ante Vélez. Jugado en el viejo Chateau Carreras, el partido terminó 1-1 pero dejó la imagen del “10” pintada en las retinas de los 30mil espectadores en el Estadio. Los hinchas “celestes” vieron como el “genio” que “dejó en el camino a tanto inglés” se calzaba la camiseta de Belgrano y saludaba a la hinchada  que rugía al grito de “¡Olé, olé,… Diego, Diego…!”.


En 1986, Belgrano participó del primer Nacional B de la historia, pero tuvo que esperar cinco años de protagonismo en la categoría para poder conseguir su pasaporte a primera. En 1991, luego de quedar segundo junto con Atlético Tucumán, Belgrano accede al Reducido y llega a la final del mismo con Banfield, su verdugo del ´87. Llegando de manera sufrida al partido decisivo (vale recordar la famosa semifinal ante San Martín de Tucumán que Belgrano gana con gol de Luís Ernesto Sosa; uno de los tantos mas gritados de la historia por los hinchas “piratas”).

En un Estadio Córdoba al 100% de su capacidad (cabe destacar que fue el único club cordobés en lograr esto) mas 5000 personas en las zonas aledañas al estadio, Belgrano goleó a Banfield por cuatro tantos contra cero y se reservó un lugar en la Primera División del fútbol argentino sin que nadie le regalara nada. De la mano de Jorge Guyón y con jugadores de la talla de Luís “chiche” Sosa, Víctor Heredia, Javier Sodero, Gustavo “tano” Spallina y Roberto Monserrat, el “pirata” se volvía a codear con los grandes.


Luego de cinco años en la máxima divisional argentina, alternando buenas, regulares y malas campañas, Belgrano desciende después de terminar 13° en el Clausura ´96. Al año siguiente, llega a la semifinal del reducido que un año mas tarde, ganaría a Aldosivi de Mar Del Plata luego de aquella recordada final frente a Talleres.

En la primera de las dos finales que definirían un ascenso a primera, Belgrano se enfrentaba a los “albiazules” luego de haber completado una enorme campaña con la conducción de Ricardo Rezza en el banco y “chiche” Sosa y Luís Fabián Artime en la cancha. En la ida había ganado la “T” por uno a cero y en la vuelta se ponía en ventaja en un partido que pintaba para goleada, pero, sacando a relucir la mística celeste, Belgrano lo dio vuelta con el recordado gol de Luís Ernesto Sosa de tiro libre en el último minuto del partido. Luego la lotería de los penales le daría a los de Barrio Jardín el primer pasaporte a Primera, mientras que Belgrano debería chocar con Aldosivi en la final del segundo ascenso.

A pesar del golpe anímico y moral, Belgrano sacó fuerzas de donde no tenía para afrontar los dos partidos ante el “tiburón”. Fue 1-1 la ida en el mundialista de Mar del Plata con gol de Zaccanti y 3-1 en el Chateu a la vuelta. En un partido tenso que se abrió con los goles del “Chueco” Carnero, “Leo” Torres y “Chiche” Sosa (de penal). Al pesar de todo, la historia tuvo final feliz y Belgrano recuperó su lugar en Primera División.


Con un par de actuaciones irregulares en Primera, Belgrano se mantuvo durante cuatro años hasta que el promedio lo volviera a condenar al descenso. A pesar de esto, están mas que presentes algunos recuerdos que el “celeste” le dejó a sus hinchas en este lapso de tiempo. Las promociones ante Quilmes (principalmente aquel gol de Mugnaini a minutos del final en Alberdi), un 3-1 al Boca de Bianchi en la Bombonera, un 1-0 a San Lorenzo que hizo que el “cuervo” perdiera su invicto de 17 partidos y llevara a Belgrano a la punta del Apertura, etc.


Pero la quiebra caló hondo entre los hinchas “piratas”. En 2001, luego de la segunda asunción de Gregorio Ledesma como presidente del club, se dio a conocer que el pasivo del mismo llegaba a los 20 millones de pesos y que sostenerse en primera poco le ayudaba ya que los ingresos por publicidad estaban en manos de los acreedores. Gracias a la Ley 25.284 que salvó a Racing Club de la misma situación, Belgrano hacia 2002, pasó a ser dirigido por un gerenciamiento nacido del fideicomiso recientemente formado. El club dejaba de ser propiedad de los socios por primera vez en 97 años.


En medio de un proceso largo de saneamiento institucional, apareció en 2005 la primera persona con intenciones claras de devolver a Belgrano de donde nunca debió irse, Armando Pérez. Presidente de Tsu Cosméticos, el empresario cordobés radicado en Buenos Aires decidió tomar las riendas del club y llevarlo a obtener su primer logro como gestor, el Ascenso a primera del 2006.

La cosa no empezó bien aquel Apertura 2005. La llegada de Julio Zamora solo trajo malos resultados y el fervor de una hinchada cansada de soportar esa categoría. Con este panorama, Pérez trajo a un viejo conocido de la casa, Carlos Ramacciotti.

Con “rama” como técnico, el equipo dio un vuelco, empezó a sumar puntos y a pelear el Clausura mano a mano con Talleres hasta el final, incluso ganándole un clásico “bisagra” como el de la 15ª fecha del Clausura, donde un 2-1 le dio tanta vida a la ilusión como aquel recordado gol de Diego Novaretti frente a Huracán de Tres Arroyos en el último minuto del partido.

Luego de ganarle a Ferro por 3-1, al “pirata” le tocaba jugar con Nueva Chicago para definir el segundo equipo que subiría de categoría (El primero fue Godoy Cruz) y el que estaría destinado a jugar la primera promoción de ascenso. Después de la dura derrota por 3-1 en Mataderos, Belgrano casi logra la hazaña en Córdoba cuando en tiempo suplementario se ponía 3-0 arriba, pero el equipo se quedó sin resto físico y sin ascenso. Había que esperar a Olimpo.

En el primer choque, Belgrano sacó a relucir las fallas de un Olimpo golpeado y le dio vuelta el partido. 2-1 en la ida. En la vuelta, el nerviosismo y la falta de contundencia, sumado a un Germán Montoya gigante llevaron a la victoria “celeste” también por dos tantos contra uno. El “celeste” obtenía su tercer ascenso.


Una sola temporada en Primera estuvo Belgrano antes de que el promedio lo condenara otra vez, pero como siempre, dejó huella en el ámbito nacional. Una victoria por uno a cero ante el Boca de La Volpe que venía a Córdoba para ser campeón es el mejor recuerdo que queda de esa época.


Luego vendrían las Promociones. Con el experimentado Mario Gómez y de la mano de “la joya” Matías Suárez, Belgrano se enfrentó ante el primer “grande” que disputaba una instancia de promoción para evitar descender, Racing Club de Avellaneda. En la ida fue empate 1-1 y en la vuelta la mala suerte y la falta de acierto en el gol hicieron que los más de 3000 “piratas” presentes volvieran a Córdoba con las manos vacías.


La segunda promoción también fue ante un grande como Rosario Central. Frente a un marco imponente en Alberdi, el “celeste” perdió 1-0 y volvió de Rosario con un empate que lo dejó sin nada. La tercera sería la vencida.


La era Zielinski: 2010/hasta la actualidad


Después de que de la mano de Córdoba Celeste pasaran 12 técnicos diferentes, Armando Pérez decidió él solo. Luego de escuchar distintas ofertas, eligió de forma directa al sucesor de “Chiche” Sosa como entrenador de un Belgrano que llegó a estar último en la tabla de posiciones y que parecía no levantar cabeza.

El “ruso” estaba al frente de Patronato de Paraná, pero la oferta del “celeste” y la irregular campaña del equipo entrerriano seducían al nacido en Capital Federal.

Un 14 de diciembre de 2010, era presentado ante el escepticismo e incertidumbre de la gente Ricardo Alberto Zielinski, a la postre, el técnico mas ganador de la historia del club.

Luego de empatar 1-1 frente a San Martín de San Juan en su primer partido a cargo del equipo de Alberdi, las cosas poco a poco iban cambiando. Dándole una identidad y un “camino” por donde ir para obtener buenos resultados, Zielinski fue forjando una forma de jugar y una “maquina de obtener puntos” con Belgrano. La escalada en el campeonato, desde los últimos lugares de la tabla hasta pelear puestos de ascenso, fue lenta pero incesante. Luego de golear por cuatro a cero a San Martín de Tucumán, consiguió ocho triunfos y siete empates. Pero más allá de eso, le devolvió al hincha la ilusión que parecía perdida entre los últimos lugares del torneo.

De la mano de Franco “mudo” Vázquez, uno de los jugadores con mas calidad y talento salidos de Córdoba en el último tiempo, sumado a un César “picante” Pereyra en su mejor momento, Belgrano fue subiendo poco a poco en la tabla. Después de una victoria agónica frente a Defensa y Justicia por tres a dos, el “pirata” selló su pasaporte a la Promoción, solo restaba conocer el rival.

Y tras el gol de Leandro Díaz en el minuto 46 del segundo tiempo, Lanús sentenciaba con un 2-1 que ese rival era, nada más y nada menos, que el Club Atlético River Plate.

Aquella tarde del 26 de junio de 2011 será recordada por siempre, porque ese día, en el Estadio Monumental de Núñez, Belgrano le dio un giro a la historia del fútbol mundial enviando a la segunda categoría del fútbol argentino a River Plate.


El “pirata” llegó a disputar la promoción luego de terminar cuarto en el acumulado final, por detrás de Atlético de Rafaela (1º), Unión de Santa Fe (2º) (que ascendieron directamente) y San Martín de San Juan (3º). Mientras que River quedó con un promedio final de 1,236 y ocupó la primera plaza promocional, por delante de Gimnasia La Plata que también revalidó.


El partido de ida se jugó el día miércoles 22 de junio de 2011 en el Gigante de Alberdi. Encuentro que terminaría con victoria de los “celestes” por 2-0. El primer gol fue de penal, tras una grosera mano de Adalberto Román a la altura del punto fatídico. Cesar “hacha” Mansanelli cambiaría penal por gol a los 25 minutos de la primera etapa. En el arranque del segundo tiempo, llegó el segundo gol cordobés, por medio de “picante” Pereyra luego de un corner desde la punta derecha. Lamentablemente, la violencia desbordó a la hinchada visitante que invadió el terreno de juego provocando la detención del encuentro por un lapso de 20 minutos. Belgrano se iba a Buenos Aires con un margen importante a su favor pero con la necesidad de aguantar otros 90 minutos que iban a ser de vida o muerte para ambos clubes.


La revancha se jugó el día domingo 26 de junio de 2011, en el mítico estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti. A causa de los incidentes ocurridos en Córdoba, existía una cierta incertidumbre sobre la viabilidad de jugar el partido con público o a puertas cerradas. Pero, finalmente, el partido fue presenciado por 55 mil personas que desbordaron el estadio, de las cuales 4500 eran hinchas “piratas”.

A los 5 minutos del primer tiempo, luego de que le anularan un gol de tiro libre a Mansanelli, River se puso en ventaja por medio de Mariano Pavone. La “B” aguantó las arremetidas del “millonario” y se fue al vestuario con un gol abajo en el marcador, pero sosteniendo el sueño de ascender gracias a la ventaja conseguida en Alberdi.

Sobre los 15 minutos del complemento, se dio lugar al gol, quizás, mas determinante de la historia de ambos conjuntos. Franco Vázquez encaró con la pelota en su poder por la derecha, metió un centro cruzado que luego del mal despeje de los defensores centrales de “la banda”, fue a parar a Guillermo Farré, convirtiendo el empate y el inicio de la hazaña.

Siete minutos después, cuando el árbitro Sergio Pezzotta sancionó penal de Cristian Tavio por un empujón sobre Carusso a favor de River, la historia parecía tornarse negra para los de Alberdi.

Pavone fue el encargado de patear el tan decisivo penal ante el sepulcral silencio de los hinchas locales y el aliento de los visitantes hacía su arquero, Juan Carlos Olave, que se quedaría con la pelota mas decisiva del encuentro, atajando el disparo y desatando la resignación entre los dirigidos por Juan José López.


Cerca del final, los disturbios se hicieron presentes otra vez, provocando que el juez principal diera por concluido el encuentro a dos minutos del final. En ese instante, se decretó el ascenso de Belgrano a Primera División y el histórico descenso de River Plate a los abismos de la Segunda Categoría de nuestro fútbol.

La parcialidad “celeste” celebró la vuelta a la elite del fútbol en una fría tarde de junio que será recordada por siempre. Una caravana que juntó más de 25000 personas en el centro de nuestra ciudad fue el producto de semejante hazaña. La “venganza del fútbol del interior”, tantas veces relegado y tirado a menos, el hito más determinante del fútbol nacional.

 

Con Belgrano de vuelta en Primera, llegaba la hora de demostrar en uno de los torneos más difíciles del mundo para que estaban los de Alberdi. Siguiendo la misma filosofía englobada en un paradigma de juego ordenado y efectivo, el “ruso” fue forjando un conjunto que de a poco se convertía en una cosechadora de puntos. “Si no la gana la empata, si no la empata la gana”, diría de manera acertada el relator Carlos Andrés “bocha” Houriet. De esta forma, el “celeste” terminó de forma histórica en el tercer lugar de la tabla que corresponde al Apertura 2011, sumando nada mas y nada menos que 31 puntos.

Luego de este torneo, se iría al Palermo italiano la figura de este Belgrano y uno de los mejores jugadores del campeonato, Franco Vázquez; que incluso se despidió con un gol en su último partido con la casaca “pirata”, en el 1-0 frente a Arsenal por la 19na fecha del Apertura.


Ya sin Vázquez y sabiendo lo difíciles que son las segundas mitades de Temporada, Belgrano cumplió una regular campaña en el Clausura 2012. Consiguió el objetivo de llegar a los 50 puntos y a falta de tres fechas para el final, ya estaba matemáticamente salvado de cualquier posibilidad de descender. En la fecha 15, le ganó de visitante a Vélez por uno a cero y se aseguró un lugar en Primera por otro año más.


El Inicial de 2012 fue, sin lugar a dudas, un torneo histórico. No solo por los logros y victorias estadísticas que posicionaron a Belgrano como uno de los rivales más difíciles del campeonato, sino también por el hecho de que por primera vez en años, un club de Córdoba peleaba hasta la anteúltima fecha por salir campeón.

En la primera jornada, el morbo y los sorteos sin azar determinaron que Belgrano se debía enfrentar ante un River que regresaba a Primera luego de estar un año navegando en la segunda categoría de nuestro fútbol. En un partido signado por errores arbítrales y decisiones dudosas, el “pirata” consiguió ganarle el segundo partido mas importante de la historia “millonaria”. Lo que parecía la venganza perfecta para el club de Núñez, terminó siendo otra vez la humillación del humilde ante la soberbia del poderoso. Melano de cabeza y Carranza de vaselina sobre el arquero Vega fueron los tantos del equipo de Alberdi que daba una vez mas la nota; que a pesar de las expulsiones y un penal inexistente en contra, volvió a Córdoba con tres puntos históricos.

Luego vendrían otras grandes victorias: Un 1-0 ante Racing de local con dos hombres menos, un muy festejado 3-1 ante Boca en el Mario Alberto Kempes luego de empezar perdiendo el partido, un 3-1 a Rafaela de visitante que ilusionó a todo el pueblo celeste con pelear el campeonato, un 2-1 en Avellaneda ante Independiente jugado en dos días por incidentes, entre otros.

El buen juego y la solidez defensiva llevaron a los de Alberdi a estar en la conversación hasta la fecha 18, cuando Vélez le ganó a Unión y se erigió campeón. A pesar de ello, no había nada para reprocharle a un equipo que cumplió una campaña memorable. Sumó 36 puntos y fue el segundo equipo con más partidos ganados después del campeón.


En estos momentos, el objetivo del equipo es diferente al que se planteaba a mediados de 2011. Belgrano está cumpliendo una buena campaña en el Torneo Final 2013 y poco a poco se va a asegurando un lugar en la próxima edición de la Copa Sudamericana, un logro histórico que sigue ilusionando a los “piratas” de todo el país y el mundo.  



84998 vistas

 
Primera División 2016-2017

FICHA DEL PARTIDO
San Martin SJ Belgrano
Horario del Partido sin datos
Formaciones

Suplentes:
DT:


Suplentes:
DT:
Acciones de Juego
Cambios en Belgrano

AUDIOS DEL PARTIDO
Próximo Partido

Domingo 30/04 - horario a confirmar | Árbitro: a confirmar
HISTORIAL EN PRIMERA DIVISION
Belgrano vs Patronato
Ganados Empatados Perdidos Diferencia
0
Goles a Favor Goles en Contra Diferencia
0
Mensajero